El director técnico de Banfield habló sobre su forma de trabajo y la importancia que tienen las estadísticas en los logros grupales y el rendimiento individual.
Los datos ayudan a darle certezas a los futbolistas.
Los datos ayudan a darle certezas a los futbolistas.

A través de la Superliga, Hernán Crespo brindó una conferencia de prensa en la que hizo una interesante descripción de su forma de trabajo en el Taladro y posó especial atención en el análisis estadístico.

Para el DT, esta es una herramienta fundamental que le brinda mejores posibilidades al equipo, al jugador y hasta a la dirigencia. Los datos se utilizan a nivel mundial y en Banfield son parte de la mano de obra del ex jugador. “Los datos ayudan a darle certezas a los futbolistas. Sirven para saber que está bien y también que está mal, para comprobar si lo que queremos hacer como equipo está saliendo o no”, inició Crespo.

Puntualizando en el caso de Banfield y estos meses de trabajo, comentó: “Nosotros fuimos un equipo ofensivo, con mucho juego en esa zona, pero precisamos muchas chances para hacer un gol. Había un esfuerzo enorme para construir la jugada y después no la concretábamos. Entonces tratamos de limar eso, veíamos remates al arco pero también ejecuciones desviadas, veíamos que errábamos mucho al arco y entonces trabajamos ejercicios para mejorar la puntería. Tener los datos objetivos deja poco espacio al “ojometro” que existe, que es importante pero que le quita objetividad al trabajo”.

Leé también:  Banfield recibe al Gimnasia de Maradona en un partido clave

Haciendo eje en ese concepto, explicó: “Vengo de un fútbol en el que siempre pesaba el ‘ojómetro’. ¿Qué es eso? Evaluar las cosas según la mirada de cada uno. Entonces a uno le parece una cosa y a otro le parece otra. Con la información de los partidos y los datos de entrenamiento, uno puede comprobar cómo se están haciendo las cosas. Y también el futbolista y el dirigente puede verlo para hacer evaluaciones del tipo que sea”.

Las estadísticas permiten más precisiones según la visión de Crespo, tanto en el aspecto meramente futbolístico como en el dirigencial. “Con datos podemos decirle a un directivo: ‘Este jugador ya llega a su techo: vendelo’. O también podemos decirle: ‘A este esperalo porque va a valer más dentro de poco tiempo. Por otra parte, ellos pueden observar también nuestro trabajo y decidir si están conformes con lo que hacemos o no”, indicó.

Claro está, no todo se trata de números. En los partidos hay cuestiones técnicas y tácticas que cambian resultados y ponen a un equipo en ganador o perdedor. Los números facilitan el análisis. “El trabajo del entrenador es de 360 grados. No basamos las enseñanzas al jugador solamente en datos, pero ya no podemos prescindir de ellos cuando les transmitimos lo que queremos de cada uno. De todas formas, sabemos que no podemos abrumarlos y tenemos que encontrar aquello que respalde nuestra idea y que se pueda demostrar. Entrenamos para que sepan elegir y desarrollen no sólo los pies; la idea es conformar jugadores inteligentes”, agregó Crespo.

Leé también:  Cvitanich: "No descarto terminar mi carrera acá"
"Con los datos un jugador tiene más claro que pretenden de él en un equipo y cómo conseguirlo", expresó.
"Con los datos un jugador tiene más claro que pretenden de él en un equipo y cómo conseguirlo", expresó.

Vivencias personales
El DT habló sobre cómo vivía el fútbol en su época de jugador y recordó lo que le decían al llegar a un club. “Cuando a mi me contrataban de un club el mensaje era claro: ‘Te trajimos para que hagas lo que hacías en River y en otros equipos’. Es decir, ellos esperaban de mi 20 goles por temporada. Y yo tenía que ver como me les rebuscaba para hacerlos. Ahora con los datos un jugador tiene más claro que pretenden de él en un equipo y cómo conseguirlo”, contó.

Y también hizo referencia a los cambios de hábitos entre los jugadores de su época y los de hoy. “Cuando yo era chico jugaba a la pelota en la calle. Luego con una pelota de tenis contra la pared dentro de mi casa. A la noche, para no hacer ruido, hacía pelotas con medias. No me daba cuenta que así estaba mejorando mi técnica individual. Los futbolistas de hoy no usan su tiempo libre para eso, tienen otros estímulos. Hay que trabajar para mejorarlos. Y los datos ayudan”, cerró.