El director del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, destacó que "la economía argentina está en una situación vulnerable” pero espera que “crezca a partir del segundo trimestre. Hizo hincapié en la necesidad de cambios profundos.

El Fondo Monetario expresó que la próxima gestión en Argentina deberá "profundizar la agenda de reformas estructurales para acelerar el crecimiento sostenido" a partir de 2020. Se trata de las reformas tributaria, previsional y laboral, cambios con los que viene insistiendo hace tiempo.

"Luego de haberme reunido con los candidatos, me llevé la impresión de un convencimiento de que para que se acelere el crecimiento sostenible, hay que profundizar un cambio estructural", expresó el director del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, durante una conferencia de prensa.

Leé también:  El FMI afirma que la deuda no es sostenible y pide una quita a los acreedores privados
Werner hizo un balance.
Werner hizo un balance.

Agregó que cada candidato "puso un énfasis diferente en dónde poner los cambios estructurales". Expresó además que "la economía argentina está en una situación vulnerable” pero espera que “la economía crezca a partir del segundo trimestre y más en los dos siguientes trimestres".

El informe destacó que "se proyecta que el crecimiento aumente 1,1% en 2020 gracias al repunte de la producción agrícola y el restablecimiento gradual del poder adquisitivo de los consumidores, tras la marcada compresión de los salarios reales el año pasado".

El FMI también pronosticó que "se prevé que la inflación continúe descendiendo. Sin embargo, como la inflación ha sido más persistente, las tasas de interés reales deberán permanecer en niveles más altos por más tiempo, lo que explica la revisión a la baja del crecimiento en 2020.

Leé también:  Un ex funcionario de Macri reveló el vínculo íntimo del expresidente con el FMI

Según el economista mexicano, la economía argentina "está recuperándose gradualmente de la recesión del año pasado". Pero sostuvo que todavía "está en una situación vulnerable". Añadió que el Fondo proyecta "que el crecimiento aumente a -1,3% en 2019 y a 1,1% en 2020".

En el plano interno, en tanto, advirtió que los principales riesgos "incluyen un aumento de la incertidumbre de las políticas económicas, la reversión de reformas y desastres naturales". Agregó que "a comienzos de este año se registraron fuertes flujos de inversión de cartera, los que disminuyeron en mayo y junio y podrían contraerse aún más de materializarse los riesgos a la baja".