Se trata de la novena merma consecutiva, según el instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdalá.
Las ventas en los supermercados y en los comercios minoristas se encuentran por el piso.

En línea con la caída del poder adquisitivo, el consumo no mostró repunte en los primeros meses del año y, según el Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala, se desplomó 10,2% interanual en febrero.

El indicador registró así su novena merma consecutiva en un momento en el que la recesión económica de la Argentina parecería no tener fin. A nivel mensual, cayó 1,5% en términos desestacionalizados.

Desde la perspectiva empresaria la caída del consumo se traduce en desplome de sus ventas. Según la Cámara Argentina de la Mediana Empresa, las ventas minoristas se desplomaron un 11,9% y cerca de un 72% de los comercios registraron una baja en sus ventas.

Leé también:  La recesión se profundiza y los sectores clave de la economía siguen en caída

Entre los factores que explican la caída de la demanda interna se destaca el desmantelamiento del programa Precios Cuidados. La iniciativa impulsada por el gobierno anterior no sólo ofrecía una canasta de productos a valores accesibles, sino que además permitía administrar los precios del resto de los bienes.

En ese contexto, en busca de revertir el escenario, uno de los vicepresidentes de la Unión Industrial Argentina Daniel Funes de Rioja propuso Gobierno que aplique un “acuerdo de precios” para bajar la inflación y reactivar el consumo.

Según el empresario, "tenemos una devaluación del 100%, una inflación cercana al 50% y un traslado de los costos que de ninguna manera se ha producido, porque el mercado no da, ante la caída del consumo y la subutilización de la capacidad instalada".

Leé también:  Recesión: la actividad económica ya acumula 11 meses de caída

Funes de Rioja -que a la vez es presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios- descartó que ante este panorama deba aplicarse un "congelamiento" de precios."Un congelamiento de precios es una herramienta absolutamente artificial y que inexorablemente conduce al desabastecimiento.

Esas políticas intervencionistas no funcionan. Pero un acuerdo de precios dentro de una lógica de mercado, debe explorarse. Una cosa es un acuerdo económico-social y otra pactos corporativos", enfatizó el dirigente, en declaraciones a radio Led.