El bandoneón nació muy lejos del Río de la Plata y un día bajó de algún barco y se transformó rápidamente en un instrumento clave de la música popular.

Originado en Alemania, la teoría con más consenso da cuenta de que su nombre deriva de Heinrich Band, uno de sus probables creadores o -al menos- su principal difusor.

Mientras que en cuanto al sufijo que sucede al nombre hay puntos de vista muy opuestos, gana la partida la posición que sostiene la formación de una especie de cooperativa para solventar la construcción del instrumento, lo que dio origen al término band-union. De esta forma, se llamó bandonion, que se castellanizaría como bandoneón.

Para otros autores, cabría la posibilidad de que bandonion haya tomado el sufijo onion de varios antecesores como el aeolidicán, el aeolomodikón, el elodicón y el mismo akkordión (acordeón), todos ellos basados en el mismo principio de la lengüeta que vibra.

Leé también:  Los 100 años de Leda Valladares

Heinrich Band nació en la ciudad de Krefeld, en Alemania. Fue profesor de música y luthier, uno de los 16 hijos de Peter Band, también músico y comerciante de instrumentos musicales.

Fue también cellista en una orquesta de su municipio y habría conocido hacia 1840 la concertina, creada por Carl Friedrich Ufflig, un instrumento que bien puede considerarse como el antecesor inmediato del bandoneón y lo incorporó a su agrupación musical.

En 1843 se estableció con un comercio de venta de instrumentos donde, hacia 1846, habría ideado el bandoneón.

Se cree también que su uso fue inicialmente como órgano portátil para ejecutar música religiosa y que de ahí viene su sonido sacro y melancólico único.

Leé también:  Robert Johnson y el diablo

Esos bandoneones, ya sea los de Heinrich Band o de otros fabricantes, llegaron a Argentina, a Uruguay y otros puntos de la región por marineros o por inmigrantes, como parte de su cultura.

El fuelle fue adoptado rápidamente por los músicos de la época y colaboró en la formación del sonido particular del tango rioplatense. El bandoneón modificó la música del Río de la Plata y viceversa.

También se hizo popular en la Mesopotamia, en especial en el chamamé; y en otras provincias argentinas también dejó su huella, como en Santiago del Estero en la chacarera y Salta en la zamba.

Cada 11 de julio se celebra el Día del Bandoneón y la fecha fue elegida por ser la del nacimiento de quien se considera el "Bandoneón Mayor de Buenos Aires", el maestro Aníbal Troilo.

Leé también:  ¿El punk nació en Perú?

Aníbal Carmelo Troilo, alias Pichuco nació en Buenos Aires el 11 de julio de 1914 y fue un distinguido bandoneonista, compositor, director de orquesta de tango.

Su orquesta comenzó a experimentar con nuevas sonoridades y temáticas. Por todo esto fue que la fecha de su nacimiento conmemora el Día del Bandoneón.

De Alemania al Río de la Plata, de los oficios religiosos al tango, el bandoneón hizo un viaje inesperado y llegó para quedarse.