Cada materia es un mundo y tiene sus propios yeites y códigos dentro del mundillo educativo. Ninguna es igual a la otra y compararlas haciéndolas competir entre sí es gastar pólvora en chimangos y más también.

De todos modos, la Educación Física puede ser que sea la que más se diferencie al resto de las asignaturas. Es una materia que muchos se encargan de desmerecer, pero es tan importante como los demás.

Ahora bien: no es nada fácil ejercer el comando de estas clases en tiempos de cuarentena y a la distancia a través de las herramientas que tengamos a mano.

Los Profes de Educación Física, fuera del sistema educativo, también se manejan de esta forma con los deportistas amateurs y con los profesionales, en los clubes o en forma particular, pero la escuela es otra cosa. No hay que ser muy listo para darse cuenta que es una actividad donde se impone la práctica sobre la teoría, con una supremacía porcentual importante.

¿Hay materiales teóricos para trabajar? Los hay claro. La teoría aparece en especial en los dichosos reglamentos de los deportes que otrora se conseguían en unos libritos que venían con unos gráficos explicativos con material extra y hoy están a la vuelta de la esquina en Internet, por lo general actualizados con los cambios que va teniendo cada disciplina.

También se puede trabajar táctica y estrategia de cada deporte, como jugarlo, como entrenarlo y demás. Incluso se puede le puede pedir al predispuesto alumnado que miren algún partido en particular, como las recordadas finales, para que encuentren en esas acciones lo aprendido.

Todo bien, pero el 80% es práctica. Así que habrá ingeniárselas para que cada uno cumpla con una determinada cantidad de consignas y que las mismas se adapten a las condiciones que cada alumna y alumno.

Por supuesto que no se pueden dar algunas actividades físicas dando por sentado que todos tienen espacio en su casa y un fondo disponible para correr desenfrenadamente.

Todo tiene que estar sujeto a la mayoría y a no dejar a nadie afuera y ahí aparece el ingenio. Para hacer abdominales y fuerza de brazos no hace falta vivir en una mansión, con cualquier rinconcito te la arreglás.

Como estas dos, hay otras tantas actividades físicas que se pueden realizar en un espacio muy reducido y sin generarle un caos al resto de la familia.

También con dos botellas con agua se puede hacer algo de musculación y una cinta cualquiera es otro buen complemento. Para los de Primaria y Jardín con lo más o menos hay en cualquier casa se pueden organizar actividades lúdicas.

También está el bendito Zoom por si hay que mostrar y demostrar una actividad y ver como la hace el resto, al margen del envío de tareas por otras vías. Con ingenio todo se puede, y las profes y los profes de Educación Física lo saben.