Si bien le agradeció su presencia en la ceremonia, en su discurso final le dejó un duro mensaje al Presidente. "Los pobres no son una molestia", resaltó.
La visita de Macri a la provincia generó polémica.

En la multitudinaria misa por la festividad del Señor y la Virgen del Milagro en Salta, el arzobispo Mario Cargnello le dejó un duro mensaje al presidente Mauricio Macri, quien seguía su discurso con atención en primera fila acompañado por su esposa, Juliana Awada.

“Cuando empezó usted (su mandato) dijo ‘voy a luchar por la pobreza cero’. ¿Qué le puede decir Salta ahora? Llevate el rostro de los pobres, Que son argentinos, dignos, respetuosos y merecen que nos pongamos de rodillas delante de ellos”, soltó Cargnello desde las escalinatas de la catedral de la capital provincial luego de la homilía central.

La visita del Jefe de Estado a Salta había causado un fuerte revuelo, sobre todo en el círculo rojo de la provincia, dado que desde que asumió Macri nunca había participado de la festividad. Entonces, no fueron pocos los que vincularon su presencia a una decisión electoralista.

Leé también:  Macri volvió a definir la economía argentina como "una pesadilla"

Si bien la ceremonia transcurrió con total normalidad, las palabras finales del arzobispo significaron un baldazo de agua fría para la Casa Rosada.

Tras recordarle que le había dicho a “todos los argentinos” que se había sentido golpeado” –en referencia a la derrota en las PASO–, Cargnello afirmó que “en el clima de ese golpe” le iba a hablar “de corazón a corazón”.

"Ha venido a un buen lugar, a encontrarse con el Señor y Dios, que no hace las cosas mágicamente, sino que transforma el corazón y provoca la libertad. Y lo que voy a decir vale para todos", comenzó y se dirigió también al gobernador Juan Manuel Urtubey, al intendente de Salta, Gustavo Sáenz, y al vicegobernador, Miguel Isa.

Leé también:  Macri asemejó la inflación a una enfermedad

“Los pobres no son una molestia, son una oportunidad, los pobres son maestros, ¿qué no enseñan? los pobres son maestros, ¿qué no enseñan? Cito sólo a los mineros. Ellos vienen juntos el dueño de la mina, el gerente y el último de los mineros", continuó.

"Vos lo viste y lo viviste y provocan una nueva sociedad en Salta. ¿No es posible venir junto caminando por la historia? ¿Por qué creemos que la historia tiene que hacerse desde la pelea?", se preguntó.

Tras el mensaje, que desde la Rosada buscaron minimizar, Macri no se quedó para la procesión de la tarde, y se dirigió directo al aeropuerto para volver a Buenos Aires.