El cantante canadiense se presentó ayer de forma voluntaria ante la Policía y fue puesto en libertad tras permanecer durante casi dos horas en una comisaría del centro de Toronto, pero tendrá que presentarse ante un juez el 10 de marzo.

justin
La Policía de Toronto detuvo al cantante canadiense Justin Bieber y lo acusó de atacar el pasado 30 de diciembre al chofer de su limusina.

Bieber se presentó ayer de forma voluntaria ante la Policía y fue puesto en libertad tras permanecer durante casi dos horas en una comisaría del centro de Toronto, pero tendrá que presentarse ante un juez el 10 de marzo.

La Policía de Toronto explicó en un comunicado que el incidente se inició en la madrugada del pasado 30 de diciembre, cuando el conductor de la limusina de Bieber recogió a un grupo de seis personas, entre ellas el cantante, en un club nocturno del centro de la ciudad.

Tras recoger al grupo y mientras se dirigían a un hotel, "se produjo un altercado entre uno de los pasajeros y el conductor de la limusina".

"Durante el altercado, un hombre golpeó al conductor de la limusina en la cabeza varias veces. El conductor paro la limusina, se bajó del vehículo y llamó a la Policía. El hombre que lo golpeó abandonó el lugar antes de que la llegada de la Policía", indica el informe.

El abogado estadounidense de Bieber, Howard Weitzman, emitió un comunicado tras la detención en el que dijo que el cantante es inocente y que la acusación es una infracción menor.

La presencia de Bieber, de 19 años, en Toronto para ser arrestado por la Policía causó el caos en la comisaría de la División 52 de la ciudad a la que concurrió.

Decenas de curiosos y medios de comunicación esperaron su llegada a la comisaría poco después de las 19.30 (21.30 en Argentina).

Decenas de guardaespaldas y policías se vieron obligados a  contener la multitud mientras Bieber salía de un vehículo y entraba por una puerta lateral de la comisaría sin decir ni una sola palabra y con la cabeza cubierta por una gorra de béisbol.

Tras unas dos horas en el interior de la comisaría, Bieber utilizó una puerta camuflada del edificio para evitar a los periodistas que esperaban en el exterior.

Esta la segunda vez en poco más de una semana que Bieber es detenido por la Policía.

La semana pasada el cantante vivió una situación similar en Miami, Estados Unidos, acusado de conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas, resistirse al arresto y llevar un permiso de conducir vencido.

Después de pasar varias horas encarcelado, fue puesto en libertad tras pagar una fianza de 2.500 dólares, según despacho de EFE.

A comienzos de enero, la residencia de Bieber en California fue allanada por la Policía tras la denuncia de uno de sus vecinos por vandalismo.

Durante el registro, la Policía encontró drogas en la residencia.