Tiene 26 años y fue capturado en las últimas horas acusado de haber participado del asesinato de Rodrigo Agustín Torres en octubre del año pasado.
el joven fue cruelmente asesinado en octubre del año pasado.
el joven fue cruelmente asesinado en octubre del año pasado.

Un joven de 26 años que hace cuatro meses estaba prófugo fue detenido acusado de haber participado del crimen de Rodrigo Agustín Torres, asesinado a golpes y rebencazos por delincuentes montados a caballo en octubre pasado en la ciudad bonaerense de Guernica.

El imputado, identificado como Carlos “Cachimoto" Rajoy (26), había cambiado su aspecto físico para no ser reconocido.

El operativo fue realizado en una vivienda ubicada en calle Mitre al 3000 de la localidad de Glew, partido de Almirante Brown, en el sur del Conurbano.

Allí estaba oculto el sospechoso, quien fue detectado por los efectivos de la comisaría de Guernica que llevaron adelante un allanamiento junto al Grupo de Apoyo Departamental (GAD) de San Vicente, el Comando de Patrullas y la Policía Local de Presidente Perón.

Leé también:  Piden prisión perpetua para los dos jóvenes acusados del crimen del pizzero de Barrio Lindo

El hombre había intentado despistar a la policía tiñéndose el pelo de rubio y perdiendo peso para cambiar su apariencia, por lo que, según informó un vocero policial, debieron llevar adelante una minuciosa investigación para dar con su paradero.

Con la detención de este prófugo suman cuatro los aprehendidos por el crimen del joven de 18 años asesinado cuando volvía de una fiesta de egresados en Guernica el pasado 13 de octubre.

Torres fue interceptado por cinco personas -dos de éstas iban montadas a caballo- alrededor de las 6 de la madrugada en las calles Alem y Juan Capuano, a media cuadra de una plaza, cuando regresaba a su casa acompañado de amigos tras haber participado de una fiesta.

Leé también:  Dos detenidos por el asesinato de repartidor de pizza en La Plata

El ataque fue a cinco cuadras de su casa y los testimonios indicaron que uno de los jinetes lo aplastó con su caballo, para posteriormente atacarlo en grupo dándole rebencazos y golpes entre los cinco, para luego robarle las zapatillas y el celular, dejándolo tirado, boca arriba, en la plaza.

El acusado fue puesto a disposición de la Unidad Funcioal de Instrucción (UFI) 2 de Presidente Perón y del Juzgado de Garantías 8 de Cañuelas.