Tiene 18 años y fue capturado en la localidad de Ensenada. En diciembre terminó con la vida de un vecino de Avellaneda con el que mantenía una relación sentimental.
fue detenido en ensenada.
fue detenido en ensenada.

Un joven de 18 años fue detenido en la localidad de Ensenada acusado de haber degollado en diciembre a un hombre con el que mantenía una relación sentimental para robarle su teléfono y dinero en Wilde.

La detención se concretó en las últimas horas en un departamento ubicado en el pasaje Bernardo de Irigoyen del barrio 5 de Mayo, en Ensenada.

Fuentes judiciales informaron que el hecho ocurrió el 21 de diciembre en un departamento situado en avenida Bartolomé Mitre al 6500 de Wilde, Partido de Avellaneda.

Leé también:  Se suicidó un chico de 16 años en Avellaneda

La víctima, identificada como Gabriel Fernández (53), fue encontrada muerta en su cama tras un llamado al número de emergencias 911.

Efectivos de la comisaría 5ta. de Wilde comenzaron a investigar el crimen del hombre, quien había sido degollado con un cuchillo y tenía signos de haber sido asfixiado.

Además, el personal policial constató que poco antes del homicidio Fernández había mantenido relaciones sexuales y que le habían sustraído su teléfono celular, su billetera y una caja fuerte portátil.

Con esos datos, los investigadores centraron la pesquisa en el círculo íntimo de la víctima, tras lo cual identificaron al presunto agresor.

El sospechoso mantenía una relación sentimental desde hacía un tiempo con el hombre, por lo que comenzó a ser buscado por la Policía.

Leé también:  Tras el crimen del cajero, el Gobierno incorporó una comisión de seguridad bancaria

Los pesquisas establecieron que el acusado estaba escondido en Ensenada y tras un allanamiento fue detenido.

El hecho es investigado por la fiscal Alejandra Olmos Coronel, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 descentralizada en Avellaneda, Departamento Judicial Lomas de Zamora.

La funcionaria judicial caratuló la causa como un "homicidio criminis causa", o sea para ocultar un delito precedente, en este caso el robo, y para procurar su impunidad, por lo que el joven podría recibir la pena de prisión perpetua.