Tras 6 meses de investigación judicial, se determinó que el hombre era parte de una red que operaría en el país desde 2003. Habría al menos 1.200 víctimas, menores de entre cuatro meses y 14 años.
En su casa había un maniquí vestido de colegiala.

Un policía retirado, de 71 años, llevó a reparar su computadora a un service para que le hicieran un backup del disco rígido, y al revisarlo, los técnicos descubrieron tenía almacenada una importante cantidad de material pornográfico infantil y decidieron denunciarlo.

Tras 6 meses de investigación judicial, se determinó que el hombre era parte de red dedicada a la pornografía infantil que operaría en el país desde 2003 y fue detenido. Habría al menos 1.200 víctimas, menores de entre cuatro meses y 14 años.

Leé también:  El chofer dijo que “sintió una explosión” en el micro

El hombre se hacía pasar por productor de programas televisivos juveniles. En su casa del barrio porteño de Flores le secuestraron dos computadoras de escritorio, una tablet, dos celulares, filmadoras, un maniquí de niño vestido con uniforme escolar, cartelería, revistas y publicidad de un programa de TV infantil, genitales de látex, anotaciones donde tenía registrados estados de redes sociales, comentarios y likes de contactos menores de edad.