Las seis líneas de subte y los ramales ferroviarios que conectan a la ciudad de Buenos Aires con el conurbano bonaernese funcionan "con su capacidad al límite" por el paro de colectivos, mientras se registran demoras en algunos tramos.

Ferrocarril

El subte funcionaba con normalidad pasadas las 19 aunque se registraron demoras en la línea B por un desperfecto técnico con una formación que se quedó en la estación Federico Lacroze; y también en la línea E.

"En este contexto estamos funcionando con una demanda superior a la media y si bien hubo demoras, las líneas estan funcionando bien", dijeron a Télam voceros de Metrovías, concesionaria del servicio.

Por su parte, la línea General Roca, que une a la ciudad de Buenos Aires con el sur del conurbano, funcionaba con normalidad, sin trenes adicionales "aunque estamos con nuestra capacidad al límite", explicó a Télam el vocero de UGOFE Eduardo Montenegro.

Indicó además que a las 16 "hubo un piquete que ya fue levantado en las estaciones Claypole y Ardigó, lo que ocasióno la interrupción momentánea del servicio en el ramal que va hacia Florencio Varela".

Precisó además que en el ramal Ezeiza-Cañuelas, donde habitualmente viajan pocas personas, "la caída de un rayo afectó un tablero eléctrico por lo que el servicio se cumple con muchas demoras".

Por su parte, la empresa Corredores Ferroviarios, concesionaria de los ramales Mitre y San Martín, funciona con normalidad "con las lógicas consecuencias de la alta demanda".

El ramal Retiro-Tigre es el que funciona con una frecuencia superior a los quince minutos según informó la concesionaria del servicio.