Se pondrá en marcha mañana y permitirá a todos los residentes adquirir vehículos en agencias estatales. Hasta ahora estaba restringido a personas autorizadas.

cuba autos
El gobierno de ese país anunció hoy la entrada en vigor desde mañana de la reforma automotriz que permite la venta "liberada" de vehículos, por la que por primera vez en 50 años los cubanos podrán comprar al Estado autos 0 kilómetro.

La medida, anunciada el pasado 19 de diciembre, autoriza la libre venta en el comercio minorista de autos importados a "precios de mercado", que podrán ser adquiridos por la población sin contar con un permiso especial, muchos de las cuales se negociaban ilegalmente.

Las nuevas disposiciones que derogan las antiguas restricciones para "la compraventa de vehículos de motor" fue publicada hoy en la Gaceta Oficial de Cuba con fecha del 31 de diciembre.

Hasta ahora, los cubanos, los extranjeros residentes en la isla o las empresas estatales o extranjeras necesitaban una "carta de autorización" para poder comprar un vehículo nuevo.

En la isla no fue posible durante décadas comprar vehículos nuevos porque el gobierno de Fidel Castro abolió el libre mercado automotor poco después del triunfo de la revolución de 1959.

El Estado mantuvo así durante décadas el control para la compra y entrega de vehículos, otorgados por lo general como "premios" a funcionarios o médicos, según citó hoy la agencia DPA.

El gobierno de Raúl Castro liberó en octubre de 2011 parcialmente la compraventa de vehículos usados entre particulares. La medida, sin embargo, era sólo para autos fabricados antes de 1959.

El parque automotor cubano es conocido por ser uno de los más anticuados del mundo. En las calles de La Habana abundan los coches de fabricación estadounidense de primera mitad de siglo, y modelos soviéticos como el Lada. En los últimos tiempos han empezado a verse también más Geelys chinos.

Los engorrosos trámites para obtener un "carta de autorización" favorecieron la aparición de un mercado negro en los últimos años, según reconoció el propio gobierno.

Las "cartas" se revendían a menudo de forma informal incluso a varios miles de dólares.

Las empresas del Estado serán las encargadas de importar los vehículos nuevos, según las disposiciones. Se estima que los precios se incrementarán con la entrada en vigor de la reforma.

La liberalización del mercado automotriz busca entre otras cosas mejorar el deficiente transporte público, señaló el gobierno.

Con Raúl Castro la isla impulsa en los últimos años un paulatino programa de reformas de mercado.

Entre otras medidas, la apertura económica abrió espacios para la iniciativa privada.