Siguen sumándose las quejas sobre las actitudes de esta personas que le ofrecía a las alumnas no pasarle las faltas a cambio de "merendar" o "dormir" con ellas.
en el colegio comercial 21.
en el colegio comercial 21.

El Ministerio Público Tutelar de la Ciudad de Buenos Aires informó este miércoles que ya son cuatro las adolescentes que denunciaron haber sido acosadas por un preceptor de una escuela pública del barrio porteño de Flores.

Según confirmó la titular de esa dependencia, Yael Bendel, las alumnas de la Escuela de Comercio N° 21 de Flores que ya fueron entrevistadas son cuatro, pero podrían sumarse más.

El caso se conoció este fin de semana, cuando una de las jóvenes difundió en su cuenta de Twitter los mensajes que le enviaba el preceptor Facundo Fameli, en los que le ofrecía no pasarle las faltas a cambio de "merendar" o "dormir" con ella.

Fue a partir de esos mensajes que el Ministerio Público actuó de oficio y radicó la denuncia en la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas Nº 30 (especializada en Delitos Informáticos) de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo de Celsa Ramírez.

Leé también:  Más de 100 escuelas en la Feria Regional de Ciencias

Hoy, la joven habló en la puerta del colegio donde contó que por "miedo y vergûenza" terminó borrando los mensajes que le envía el acusado.

"No quería ni cruzármelo porque me sentía incómoda cuando me miraba, creía que me iba a reclamar y borré los mensajes porque tenía miedo que alguien se enterara y me daba vergüenza", dijo hoy la denunciante de 15 años a C5N.

La joven precisó que la situación de supuesto acoso sucedió hace seis meses y, por rumores, se enteró de al menos otro tres casos con menores de entre 12 y 15 años, que hoy fueron confirmados por la Justicia.

"Me ofrecía 'ratearme' a cambio de no me tomar las faltas y a mí me daba vergüenza no contestarle por miedo a que se enojara, porque él es más grande y yo soy chiquita", agregó la adolescente, tras señalar que el denunciado trabaja desde los 19 años en esa escuela y es hijo de una ex vicedirectora de la institución.

Leé también:  Para recordar el crimen en Moreno

La denunciante dijo que "la situación ya se sabía por rumores" y que los directivos del establecimiento "pretendían que la situación se resolviera puertas adentro".

Otra víctima dijo a C5N que intercambió mensajes por Instagram con el denunciado hace un mes atrás y que la invitó a su casa a merendar.

"Primero le dije que sí porque quería ver hasta dónde llegaba pero después rechacé su invitación para merendar en su casa a cambio de que me justificara la falta", dijo otra adolescente.

"Los preceptores no tienen que tener teléfono y las redes sociales de las alumnas y este tipo tenía la de todas sus alumnas.", se quejó Judith, madre de otra adolescente del colegio.