Tenemos que ir a la formación de precios y a la dolarización de la economía. Y a los márgenes de ganancia también, sobre los alimentos y todo aquello que constituye primera necesidad para la gente", sostuvo la compañera de fórmula de Alberto Fernández.
Estuvo acompañada por el candidato a gobernador, Axel Kicillof.

La expresidenta Cristina Kirchner marcó la necesidad de "discutir la formación de precios y los márgenes de ganancias", en el marco del Pacto Social que impulsa el Frente de Todos, la fórmula que se posiciona como favorita para ganar las elecciones de octubre. Fue durante la presentación de su libro, "Sinceramente", en la Universidad Nacional de La Matanza.

"Hay que discutir la formación de precios. Nos hemos dado cuenta que el problema no era la emisión. Tenemos que ir a la formación de precios y a la dolarización de la economía. Y a los márgenes de ganancia también, sobre los alimentos y todo aquello que constituye primera necesidad para la gente", sostuvo la compañera de fórmula de Alberto Fernández, como candidata a vicepresidenta.

Leé también:  Alberto Fernández al FMI: “No podemos hacer más ajustes fiscales”

"Esto no es para que nadie pierda plata ni se agarre los pelos, ni ninguna cosa dogmática, simplemente sentido común. Porque mientras estábamos nosotros, que decían que éramos horribles, se cansaron de ganar plata, y ahora ganan unos pocos. Estas cosas tienen que ser discutidas con los empresarios y las pymes".

DESENDEUDARSE. La exmandataria fue tajante respecto los préstamos de la banca internacional contraídos por la gestión de Macri, al sostener que "el endeudamiento y el hambre" le "resultan intolerables". "Yo tengo el registro de un Raúl Alfonsín viniendo en la democracia y poniéndole un punto final, un nunca más a los golpes militares. Yo creo que este Gobierno tiene que hacer algo para ponerle un punto final al endeudamiento de la Argentina", sostuvo.

Leé también:  Primer contacto del futuro Gobierno con el Fondo Monetario Internacional

En este sentido, la senadora nacional denunció que el Gobierno violó "uno de los cuatro puntos fundamentales de la constitución” del FMI, que establece la “prohibición de que los fondos del Fondo Monetario sean girados para algún país, para que este país por la cuenta capital fugue los dólares”.

Además, ensayó una defensa de la actividad parlamentaria: "Decían que el Congreso era una escribanía. Ellos que vinieron en nombre de las instituciones, pero las avasallaron a todas. El congreso no funciona, no se abre, no hay sesiones", sentenció.