La Presidenta culminó su exterso encuentro con el Papa a las 16 hora local (12 de nuestro país), el cual se prolongó por casi tres horas. Antes, intercambiaron regalos. La mandataria se dirige hacia el aeropuerto de Ciampino.

cristina papa 1
La presidenta Cristina Fernández de Kichner y el papa Francisco compartieron una reunión y un ameno almuerzo en la residencia Santa Marta del Vaticano, donde el sumo pontífice aguardó a la mandataria en la puerta para ingresar juntos y mantener el almuerzo programado.

La Presidenta estuvo acompañada por el canciller Héctor Timerman; el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro; el embajador ante la Santa Sede, Juan Pablo Cafiero, y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri.

Cristina y el papa Francisco almorzaron en privado por espacio de dos horas y a las 13.20 (hora argentina) emprendió el viaje a Francia.

La mandataria le entregó un retrato que muestra al Papa con el padre Pepe, de la Villa de Barracas; el Libro del Bicentenario y otro libro sobre las modificaciones realizadas -y otras previstas- en la Casa Rosada.

También Cristina le entregó a Francisco una imagen de Santa Rosa de Lima, pintada con vino malbec y le explicó que la pintura tiene un proceso de oxidación de cinco años y quedará con el color de un auténtico vino.

Por su parte, el Papa le obsequió una imagen de San Martín, entre otros presentes y un rosario a cada integrante de la comitiva argentina.

Al término del encuentro, Cristina partió hacia el aeropuerto romano de Ciampino, desde donde abordó un vuelo a París, donde la Presidenta se reunirá con su par Francois Hollande.

La Presidenta sufrió anoche un esguince de tobillo izquierdo al realizar un “mal movimiento” en el hotel Edén, por lo que ingresó utilizando una bota ortopédica, tras ser atendida en el hospital universitario Humberto Primo de Roma, confirmó la Unidad Médica Presidencial.