El exlíder de El Otro Yo fue encontrado culpable por abuso y corrupción de menores. Por primera vez, un músico es condenado a prisión por denuncias de abuso sexual de sus fans.

Aldana está preso desde fines de 2016.Cristian Aldana, ex líder de El Otro Yo, fue condenado a 22 años de cárcel por "abuso sexual con acceso carnal gravemente ultrajante y corrupción de menores". El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº25 lo consideró culpable en cuatro de los siete casos que integraban la causa.

La integrante del tribunal, Ana Dieta de Herrero, votó en disidencia al solicitar 35 años para el músico que está preso desde fines de 2016, acusado de abusar sexualmente de siete chicas, todas menores de 18 años. La fiscalía y dos abogados que representan a las víctimas pidieron entre 20 y 40 años de prisión.

Leé también:  Una adolescente denunció que fue abusada por un pai umbanda de Monte Grande

"No soy culpable de lo que me acusan. No soy un violador, no soy un abusador y no soy un violento. Ellas no pueden sostener sus miradas conmigo y decirme lo contrario. Yo quiero el careo, que me miren a los ojos y me digan si las violenté", dijo Aldana en sus últimas pálabras, luego leyó un versículo de la Biblia y pidió no estar presente en el veredicto.

El análisis psicológico de Aldana mostró ocultamiento, narcisismo y un trastorno de personalidad con un "borramiento de la diferencia generacional". "Tiene una personalidad donde el otro queda anulado como sujeto y pasa a ser objeto", se resaltó en el informe.

Leé también:  Una adolescente denunció que fue abusada por un pai umbanda de Monte Grande

Las siete denunciantes presenciaron la sentencia y celebraron el fin de un juicio que duró 414 días y tuvo 83 testigos. Se reunieron con compañeras, amigas y militantes dentro y fuera del Tribunal Nº25. “Que en este juicio se diga que el patriarcado es sostenedor del silencio es muchísimo, significa que hay una perspectiva de género. La mejor reparación es saber que estamos juntas”, dijo Ariell Carolina Luján, una de las denunciantes.

Este fallo histórico brindó luz acerca de los silencios y las complicidades en torno a los abusos en el rock. Por primera vez, un músico es condenado a prisión por denuncias de abuso sexual de sus fans.