El Tribunal Oral Criminal Nº 3 encontró culpables a los cinco involucrados en el crimen a sueldo del empleado del estudio jurídico asesinado en 2005.
La decisión del Tribunal Oral Criminal (TOC) 3 de Lomas de Zamora se conocerá a partir de las 11.30.
La decisión del Tribunal Oral Criminal (TOC) 3 de Lomas de Zamora es similar a la de la primera instancia.

“Es un alivio.” Ariel Mantelman habla con la paz de haberse sacado un peso de encima. No es para menos. El Tribunal Oral Criminal Nº3 de Lomas condenó por segunda vez a cadena perpetua a los cinco involucrados en el crimen de Jorge Mantelman, el empleado de un estudio jurídico asesinado por encargo en 2005 de un tiro en la cabeza en Esteban Echeverría.

Los jueces sentenciaron a Pablo Mattano, Walter Isla, Jorge Leiva y Luis Duré a perpetua por el delito de “homicidio calificado por promesa remuneratoria con el concurso premeditado de dos o más personas” y a José De Marco, a 25 años, ya que había sido detenido en España y en su tratado de extradición acordó que no podía recibir una pena superior a esa.

Los magistrados coincidieron con la fiscal del juicio, Viviana Giorgi, quien había solicitado la misma pena. Ariel Mantelman, hijo de la víctima, aseguró: “Las pruebas fueron contundentes, teníamos fe en la Justicia y esperábamos que actúe como finalmente ocurrió.

El juicio sobre este caso se tuvo que repetir porque la Cámara de Casación bonaerense anuló la primera sentencia emitida por el TOC Nº3 por considerar que el fallo poseía “vicios esenciales” en la descripción de las causas por las que le dieron perpetua a los acusados.

Así, desde el 27 de noviembre se tuvo que realizar un nuevo proceso judicial. En el segundo debate se analizó todo lo realizado en la primera instancia y se llegó a la misma conclusión

“Nosotros seguimos con nuestras vidas adelante y tuvimos que volver a estar en un juicio por el homicidio de mi papá, ni siquiera el Tribunal entendía por qué había sido anulado", aseguró Ariel.

La investigación del crimen de Mantelman se inició el 31 de marzo de 2005, cuando el empleado fue encontrado asesinado de un balazo en la cabeza dentro de su Fiat Siena, en la ruta 4 y la calle Espora, de la localidad de Villa Transradio, de Esteban Echeverría, en la zona sudoeste del conurbano.

A partir del análisis de los llamados telefónicas y de declaraciones de testigos, los imputados fueron detenidos entre abril y junio de 2007 acusados de haber cometido el crimen por encargo de su ex cuñado, con quien tenía problemas por una deuda.