La jugadora del Lomas Athletic, que en 2018 fue medalla de oro en los Juegos de la Juventud, dio el gran paso en 2019 y ahora integra el seleccionado mayor. “Es un privilegio estar acá”, remarcó.
Celina, con su medalla, tras brillar en Buenos Aires 2018.
Celina, con su medalla, tras brillar en Buenos Aires 2018.

Tiene 18 años, juega en la primera de Lomas Athletic y ya es una Leona de verdad. A pesar de su corta edad, Celina Di Santo no para de lograr cosas importantes con su palo de hóckey y vive un presente único. Y no es para menos: formará parte de las Leonas durante el 2019.

Tras colgarse la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud, la joven de Monte Grande no detiene su andar y hoy se encuentra de pretemporada con el seleccionado mayor. Y eso, si bien la tomó “desprevenida” porque “no lo esperaba”, lo disfruta al máximo. “Es un privilegio estar en este lugar y quiero aprovechar esta oportunidad, que es para aprender, crecer y seguir formándome”, señaló la joven durante una charla con La Unión, en la que fue muy clara en su objetivo:  “No tengo que desviarme del camino”.

Leé también:  Lucas Favre, el chaqueño que pone a Lomas Athetic en lo más alto
la representante de Lomas AC con la celeste y blanca.
la representante de Lomas AC con la celeste y blanca.

Y en este nuevo trayecto que comienza a transitar, en el que aprende “a todo instante” con las distintas referentes del seleccionado mayor, no está sola. Es acompañada por su familia que la sigue “en esta locura”, según define ella, pero también tiene referentes en los que se apoya constantemente. “Ale Gulla (ex Leona y referente de Lomas Athletic) y Jorge Lombi (entrenador del Tricolor) son dos pilares para mí y siempre los escucho”, destacó la joven.

Y continuó: “Ellos me marcan el camino, me acompañan en este proceso y son dos personas muy importantes. Es bueno tener en quienes apoyarte para no equivocarte y seguir por el camino correcto”.

Leé también:  Lomas Athletic dice presente en Los Pumitas
En el Tricolor, su segunda casa, se destaca con las más grandes.
En el Tricolor, su segunda casa, se destaca con las más grandes.

A Celina, que tuvo su primer contacto con el hóckey a los tres años y a los ocho llegó a Lomas, hubo un hecho que le marcó su carrera: fue en 2016 cuando Agustin Corradini la convocó a las Leoncitas. “Ahí me di cuenta que esto iba en serio”, señaló. Y si bien estar en el alto rendimiento le “quitó” cumpleaños y reuniones familiares, lo toma con naturalidad.  “Todo esto es hermoso y lo disfruto. Por eso no me cuesta”, subrayó Di Santo, a quien su carrera no la aleja del estudio y por eso este año iniciará la carrera de Comunicación Social. “Es importante estudiar más allá del deporte. Se pueden llevar bien”, recalcó.

Leé también:  Lucas Favre, el chaqueño que pone a Lomas Athetic en lo más alto

Y en este presente que vive, ya siendo parte de las Leonas, no se olvida del Lomas Athletic, su “segunda casa”. “Es el  club que más amo, donde tengo a mis amigas y en que formo todos los días. Lomas cumplió un rol importante en mi crecimiento y por eso le tengo un cariño muy especial”, cerró.