Leandro Garrandés, cantautor de Piñeyro, contó cómo atraviesa estos días entre la inspiración para componer y las presentaciones frente a un celular. “Hay que adaptarse a estas reglas de juego”, dijo.
“Se hace súper difícil para cualquier persona en el mundo de la música poder sobrellevar esto”.
“Se hace súper difícil para cualquier persona en el mundo de la música poder sobrellevar esto”.

Sin aplausos, sin ver rostros ni reacciones; solo y frente a una pantalla negra que filma. Así son las presentaciones de los músicos por estos días en medio de la pandemia. Leandro Garrandés, cantautor del barrio de Piñeyro, en Avellaneda, contó cómo atraviesa ésta etapa diferente en su carrera.

“Se hace súper difícil para cualquier persona en el mundo de la música poder sobrellevar esto. Es todo virtual, muy diferente a lo que estamos acostumbrados. A mí me sucede que el vivo es hermoso, se genera otra energía, el ida y vuelta con el público, no sabés que puede pasar. Acá es todo más frío: te grabás con el celu y, si te equivocás, lo borrás y filmás de nuevo. Se pierde la espontaneidad, lo real del cara a cara”, expresó el cantautor de Medio Rejunte.

Leé también:  Avellaneda-Quilmes: mientras avanza la prevención, se detectaron 23 nuevos casos en Villa Azul

Este proyecto nació como un dúo pero a mitad de camino se separó: Leandro siguió tocando en el mismo espacio donde lo hacía habitualmente y de allí se renombró “Medio” Rejunte. En el recorrido de 20 años de carrera hay dos discos de estudio: “Mescolanza”, con la participación de Peteco Carabajal, y “Versátil”, en donde participó Martín Fabio, popularmente conocido como “el Mono” de Kapanga.

“Hay que adaptarse a estas reglas de juego y a lo que toca. Pienso que también tenemos mucho tiempo libre y, en mi caso, lo aprovecho para escribir, componer, para ganarle al encierro desde ese lugar. Es un espacio para encontrar inspiración”, señaló. En este contexto, grabó videos para el Municipio de Lanús que se exhibirán este fin de semana en el Festival Patrio que organizó el Distrito en sus redes sociales.

Leé también:  El taller de panificación Talita Kum comenzó a hacer entregas por delivery

“Soy de la idea de que hay que crear y que los artistas desde nuestro lugar le podemos tirar buena onda a la gente, un espacio de entretenimiento, robarle un poco del tiempo al encierro. Eso está genial y está en nuestras manos; y a futuro, espero que sea un cambio productivo del mundo. Hoy tengo a muchos amigos que quizás no la están pasando bien pero soy de creer que la luz de esperanza está y cuando se destrabe toda esta situación vamos a salir adelante”, culminó.