El Presidente cede paulatinamente pero acciona un plan de desgaste de la protesta sin sacar los efectivos de las calles. Hoy se lleva adelante una huelga general.
La última movilización la encabezaron docentes y estudiantes.

El movimiento social chileno ya suma 13 días de lucha en las calles. En esto obtuvo conquistas: el Gobierno retiró las medidas de ajuste económico que provocaron las protestas y, en contraposición, se anunció un plan de beneficios y bonificaciones sociales y de salud. No obstante, la militarización de las calles derivó en decenas de civiles muertos.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) de Chile convocó para este miércoles una huelga general en todo el país, en rechazo a las propuestas que ha presentado el Gobierno para superar la crisis social.

Leé también:  Parlasur denuncia 32 muertos, 832 heridos y 1.513 detenidos en Bolivia

Ayer, hubo una gran movilización encabezada por estudiantes y docentes hacia la Casa de Gobierno, pero un fuerte cordón y represión de Carabineros, evitó que pudieran acercarse al palacio presidencial donde Piñera encabezaba una reunión especial de gabinete.

BAÑO DE SANGRE. Hoy llegará a Santiago el equipo enviado por la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, que evaluará las acciones militares de los últimos días que expusieron a Chile ante el mundo.

Según un informe oficial, los cachiporrazos y las balas de las fuerzas de seguridad contra el estallido social han dejado un charco de sangre: 1.132 heridos, de las cuales 127 presentan heridas oculares, 18 querellas presentadas por violencia sexual y 76 por torturas, 20 muertos y más de 9 mil detenidos.