La Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres valoró “el buen trabajo de los operadores de justicia puede terminar con la impunidad”.
Aldana fue condenado a 22 años de prisión.
Aldana fue condenado a 22 años de prisión.
El fallo que condenó al cantante Cristian Aldana por corrupción de menores “demuestra que la organización de las víctimas y el buen trabajo de los operadores de justicia puede terminar con la impunidad”, analizaron Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres.

“Las víctimas dejaron un mensaje importantísimo para otras mujeres víctimas de delitos sexuales: organizarse y estar juntas para avanzar en el proceso judicial que es muy duro, hace posible termina con la impunidad”, dijo la abogada Mariela Labbozzeta titular de la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM) del MPF de la Nación.

Leé también:  Profundizan en Lomas las políticas para prevenir la violencia de género

Profesionales de la UFEM y de la Dirección General de Acompañamiento, Orientación y Protección a las Víctimas (Dovic) acompañaron a las víctimas y al fiscal del caso, Guillermo Pérez La Fuente.

“El trabajo del fiscal es destacable y es el otro eje a resaltar de este caso”, señaló la funcionaria, ya que “demostró que es posible romper estereotipos e investigar de manera adecuada los delitos sexuales, proceso que no es igual a otros delitos. Eso también colaboró para impedir la impunidad”.

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº 25 integrado por Rodolfo Bustos Lambert, Rodolfo Goerner y Ana Dieta de Herrero, condenó por mayoría a 22 años de prisión a Aldana.

El delito fue corrupción de menores respecto de 4 de las víctimas de acuerdo al artículo 125 del Código Penal, y consideró prescriptos los hechos respecto de otras 2. Y hubo una denuncia más, pero el fiscal no acusó en ese caso.

Leé también:  Profundizan en Lomas las políticas para prevenir la violencia de género

Sobre los casos prescriptos “hay que seguir trabajando, porque consideramos que hay que aplicar la ley a casos anteriores a las modificaciones que tuvo la legislación argentina en relación a la prescripción de denuncias de abusos sexuales a menores”, explicó la profesional.

Los delitos sexuales “sobre todo en la infancia y adolescencia tienen sus particularidades, son un proceso largo para las victimas, por eso hubo cambios en las normas: se fijó que la prescripción corría a partir de la mayoría de edad de la víctima, lo que fue insuficiente, y en 2017 se amplió al momento en que la víctima hace la denuncia”, detalló la abogada.