Los números son de la Ciudad de Buenos Aires, los cuales indican una baja considerables, según dio a conocer la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC).
cada vez hay menos vendedores en las calles.
cada vez hay menos vendedores en las calles.

La cantidad de puestos de venta callejera ilegal en esta capital cayó 10,6% interanual en mayo último, de acuerdo con un informe de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC).

Según ese trabajo, durante el mes pasado se detectaron en calles y avenidas porteñas 403 puestos, un 34,8% menos con relación a abril de este año.

La CAC detalló que las diez cuadras más afectadas contuvieron al 69,1% del total de puestos ubicados en calles, avenidas y peatonales.

Leé también:  Cae un 7,3% la venta de autos usados

Asimismo, representaron el 20% del total de las cuadras relevadas, "lo que sugiere que controlando una pequeña porción de territorio se lograría una reducción significativa de esta actividad ilegal", consideró la entidad empresaria.

En ese sentido, puntualizó que la calle Perú concentró, en total, 85 stands, con una participación de 25,2% en el total detectado en avenidas y calles.

La cuadra más perjudicada de toda la ciudad fue la de la calle Perú al 0, donde se relevaron 59 puestos; el segundo lugar fue para Bartolomé Mitre al 2700, con 31 stands.

El rubro más comercializado fue indumentaria y calzado, que abarcó el 36,7%; seguido por alimentos y bebidas, con el 24,3% del total.

Leé también:  Suben las exportaciones de carne pero se desploma el consumo interno

Además, el principal centro de comercialización ilegal para esas categorías fue la estación Once, entre las estaciones y plazas, y Avenida Rivadavia, entre las avenidas y calles, indicó la CAC.

También se registró una baja de 51,6% en los casos de piratería respecto a mayo de 2018, al detectarse un total de 58 casos, mientras que la comparación con la medición previa implicó una baja de la misma magnitud.

La Avenida Rivadavia y el Parque Rivadavia se posicionaron como las principales zonas de venta de productos falsificados, y dentro de indumentaria y calzado, las marcas afectadas fueron Nike y Adidas.