José Romero, de 28 años, es hermano del custodio de la familia Sterlicchio, que también sería detenido.
Romero es hermano de Raúl, uno de los custodios de la familia Sterlicchio.
Estaba escondido adentro de un auto y debajo de un puente de la Ruta Nacional N°8, en la misma ciudad de Pergamino que aún se mantiene conmovida por el secuestro durante algunas horas de Inés Sterlicchio (18), hija del dueño de la marca de ropa Ossira.

José Romero, de 28 años, cayó esta madrugada cuando tras ser detectado por policías de la DDI de Pergamino intentó escapar a la carrera por los campos de la zona. Romero es hermano de Raúl, uno de los custodios de la familia Sterlicchio.

Raúl, herido en un hombro durante el hecho, tiene 24 años, estaba con la víctima al momento del ataque y para los investigadores es cómplice. Sería detenido en las próximas horas, tras haber declarado en un principio, pero sólo como testigo.

Leé también:  Detienen y desafectan de la fuerza a una sargento acusada de atacar a golpes a un hombre

A Romero se le complicó el plan. En el baúl de su Ford Falcon tuvo cautiva el domingo por la mañana a Inés. Por culpa de una falla en el motor habría tenido que liberarla sin poder ir a buscar el rescate, que la familia de la víctima había dejado en un altar del Gauchito Gil.

Fue también su auto, blanco y con rayas negras, el que llevó a que lo identificaran.

Cuando José Romero interceptó a Inés en la puerta del caserón de avenida Presidente Illia y Jujuy, en la madrugada del domingo, sabía que la adolescente se movía con un custodio que oficiaba de chofer cuando salía por la noche.

Leé también:  Desbaratan un prostíbulo que funcionaba en pleno centro porteño

Sabía también que la familia Sterlicchio tiene una de las casas más vistosas y vigiladas de Pergamino, después de varios intentos de robo. Entre otras cosas, porque su hermano Raúl es ese custodio.

Pero, a pesar de que eligió como objetivo a una de las familias más importantes de la ciudad, los policías están sorprendidos por la “desprolijidad” del secuestro.

José Romero no tendría antecedentes ni sería conocido en Pergamino por otros delitos de gran envergadura. "Fue una 'avivada' delictiva que le salió mal", analizaban los policías que lo buscaban. Todos aseguraron que, más allá de la eventual complicidad de su hermano, habría actuado solo.

La investigación quedó en manos de la DDI de Pergamino y de la Fiscalía Federal de San Nicolás.