La medida dispone la obligatoriedad del debate entre candidatos a la presidencia y vicepresidencia y la presentación de programas de gobierno. Jeanine Áñez, presidenta ilegítima, llamó a aglutinarse para derrotar al partido de Evo Morales.
la presidenta cargó duro contra el MAS de Evo: "Tenemos que estar atentos de estos boicoteadores".

La presidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, envió a la Asamblea Legislativa Plurinacional un proyecto para establecer un debate público y obligatorio entre los candidatos a la jefatura del Estado, a partir de una modificación de la ley de Régimen Electoral, y también llamó a una cumbre de líderes políticos para "no dispersar el voto" frente al Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales. El lunes 6, la Corte Suprema de Justicia determinará la fecha del comicio.

"Mediante esta propuesta de ley, el gobierno constitucional que presido quiere apoyar una vez más al fortalecimiento de la democracia informada; por esta razón este proyecto de ley propone el debate obligatorio entre candidatos", explicó la mandataria.

Según el documento, el cambio dispone la obligatoriedad del debate entre candidatos a la presidencia y vicepresidencia y la presentación de programas de gobierno, “en el marco de la transparencia e igualdad de oportunidades previstas en los principios, valores y fines constitucionales”, reportó la estatal agencia ABI.

Leé también:  Bolivia: el candidato de Evo ganaría en primera vuelta

Además, establece que los debates deberán ser exclusivos y transmitidos de manera obligatoria en directo por los medios de comunicación del Estado, a disposición de los medios privados para su transmisión simultánea si lo quieren.

AGLUTINAR. En tanto, la presidenta ilegítima sostuvo una advertencia respecto al partido de Evo Morales: "Por una parte, tenemos que estar atentos de estos boicoteadores (por el MAS) que por segunda vez nos querían robar una elección, porque nos robaron el 21F, (fecha del referendo de 2016) y, por otro lado, que no nos pase lo que nos pasó el propio 20 de octubre (las elecciones de 2019 ganadas por el MAS y anuladas): la dispersión del voto, que también es un riesgo para el proceso. Y yo pido a todas esas pititas, con las que hemos conseguido tantas cosas, que estemos atentos", aseguró en una entrevista con Bolivia TV.

“Pensaría, si así las condiciones se dan, en una cumbre política de líderes políticos porque creo que acá hay un objetivo común en los bolivianos porque no queremos dispersión del voto, no queremos que suceda lo del 20 de octubre”, agregó en referencia al primer lugar que obtuvo el MAS.

Leé también:  Bolivia: el candidato de Evo ganaría en primera vuelta

CANDIDATOS. El MAS de Morales resolverá su candidato este mes en un congreso y ya quedó sellada una alianza de dos líderes cívicos que fueron centrales en su derrocamiento y la asunción de Áñez: Luis Fernando Camacho y Marco Antonio Pumari.

"Hemos determinado consolidar nuestro binomio electoral para las próximas elecciones generales del 2020-2025 de la siguiente manera: Luis Camacho a la presidencia y Marco Pumari a la vicepresidencia", dice el acuerdo político de los dos dirigentes, señalados entre los promotores del golpe que sacó del poder a Morales, tras la polémica por las elecciones de octubre.

Como ni Camacho ni Pumari están enrolados en ninguna fuerza, los dos aparecen abiertos a que los postule “cualquier tipo de alianza, movimiento ciudadano o partido político, previo consenso mutuo”.

El ex presidente Carlos Mesa y el empresario Samuel Doria Medina también se presentarán como candidatos a los comicios, que por ahora no tienen fecha.