En una cancha vacía y en silencio por la ausencia de los hinchas, Boca cayó por 3-2 frente a Belgrano.

boca_belgrano_gens2_31287

El Xeneize pegó primero y todo pareció que se le iba a simplificar. Con un gol de Forlín de cabeza, los Bianchi tuvieron supremacía en el primer tiempo, era cómodo dominador del juego y se encaminaba a sumar los tres puntos, pero en el complemento apareció Emiliano Rigoni y marcó el empate, tras una gran jugada personal. Luego, Luciano Lollo aumentó de penal y el Picante Pereyra puso el 3-1 parcial. Sobre el final, el juvenil Luciano Acosta descontó para el equipo del Virrey, pero no alcanzó.
Así, un Boca desdibujado y sin Juan Román Riquelme se fue derrotado, extrañando el sabor del triunfo, algo que no se le da desde el 10 de noviembre del año pasado.