El Taladro venció 1-0 a Independiente y toma distancia en los promedios. El del Sur terminó con 21 puntos y le metió presión a todos sus rivales.
Banfield celebró un triunfo clave para alejarse del descenso.

Banfield iniciará las vacaciones con tranquilidad y más relajado con el tema del descenso. Y eso lo produjo el importante triunfo por 1-0 ante Independiente, en lo que fue un flojo partido y con el que se aleja de la zona roja del descenso.

En el primer tiempo, ambos equipos hicieron poco abrir el marcador y dejaron en claro por qué ocupan sus respectivos lugares en la Superliga.

Hubo imprecisiones, pocas conexiones y escasas situaciones de peligro. Y si bien el local acaparó el dominio territorial,  no tuvo claridad para romper el cerrojo defensivo de la visita. Y el Taladro, que por momento se defendió con dos líneas de cuatro bien marcada, fue impreciso para salir rápido de contragolpe.

Leé también:  Banfield, Los Andes y Temperley se capacitan sobre Género y Deporte
El Taladro se hace fuerte de visitante.

En este contexto, el bostezo fue lo que más abundó en el Libertadores de América. Y es que lo único emotivo se produjo entre los 22 y los 24 minutos, con una situación por lado. Después, poco y nada.

Banfield tuvo el gol en un jugada armada por el colombiano Lenis que, a pura velocidad y explosión, hizo un surco por el centro y le sirvió el gol a Dátolo, pero el remate del “10” rebotó en Lucas Romero y evitó que la pelota entrara.

Independiente, por su parte, respondió con un disparo de Benítez que besó el palo. Y sobre los 40, tuvo otra: un remate desviado de Silvio Romero.

Leé también:  El fútbol infantil de Banfield cierra un ciclo de un centenar de charlas
Lollo, de cabeza, le dio un triunfazo al Taladro.

En el segundo tiempo, ambos continuaron con sus imprecisiones, pero fueron más ambiciosos. Y ahí crecieron las figuras de los arqueros: Arboleda le tapó el gol al exgoleador de Lanús, mientras que Campaña se lució ante un remate de Carranza y otro de Urzi.

En este panorama, la pelota parada pasó a ser determinante. Y a eso le sacó provecho Banfield, con un preciso centro de Dátolo y un buen cabezazo de Lollo para poner el 1-0 y desatar su fiesta en Avellaneda.

En los minutos finales, el Taladro aguantó con todo la diferencia y se llevó tres puntos más que valiosos.