El Taladro venció 1-0 a Independiente y toma distancia en los promedios. El del Sur terminó con 21 puntos y le metió presión a todos sus rivales.
Banfield celebró un triunfo clave para alejarse del descenso.

Banfield iniciará las vacaciones con tranquilidad y más relajado con el tema del descenso. Y eso lo produjo el importante triunfo por 1-0 ante Independiente, en lo que fue un flojo partido y con el que se aleja de la zona roja del descenso.

En el primer tiempo, ambos equipos hicieron poco abrir el marcador y dejaron en claro por qué ocupan sus respectivos lugares en la Superliga.

Hubo imprecisiones, pocas conexiones y escasas situaciones de peligro. Y si bien el local acaparó el dominio territorial,  no tuvo claridad para romper el cerrojo defensivo de la visita. Y el Taladro, que por momento se defendió con dos líneas de cuatro bien marcada, fue impreciso para salir rápido de contragolpe.

Leé también:  Con Osvaldo, bajas y renovaciones, Banfield puso primera
El Taladro se hace fuerte de visitante.

En este contexto, el bostezo fue lo que más abundó en el Libertadores de América. Y es que lo único emotivo se produjo entre los 22 y los 24 minutos, con una situación por lado. Después, poco y nada.

Banfield tuvo el gol en un jugada armada por el colombiano Lenis que, a pura velocidad y explosión, hizo un surco por el centro y le sirvió el gol a Dátolo, pero el remate del “10” rebotó en Lucas Romero y evitó que la pelota entrara.

Independiente, por su parte, respondió con un disparo de Benítez que besó el palo. Y sobre los 40, tuvo otra: un remate desviado de Silvio Romero.

Leé también:  Banfield arrancó con derrota sus amistosos de pretemporada
Lollo, de cabeza, le dio un triunfazo al Taladro.

En el segundo tiempo, ambos continuaron con sus imprecisiones, pero fueron más ambiciosos. Y ahí crecieron las figuras de los arqueros: Arboleda le tapó el gol al exgoleador de Lanús, mientras que Campaña se lució ante un remate de Carranza y otro de Urzi.

En este panorama, la pelota parada pasó a ser determinante. Y a eso le sacó provecho Banfield, con un preciso centro de Dátolo y un buen cabezazo de Lollo para poner el 1-0 y desatar su fiesta en Avellaneda.

En los minutos finales, el Taladro aguantó con todo la diferencia y se llevó tres puntos más que valiosos.