El Taladro igualó 1-1 con Gimnasia y sumó su quinto partidos sin conocer la derrota. Con este punto, mantuvo la diferencia con el Lobo y se aleja de la zona roja del descenso.
Lenis lastimó por la derecha, pero falló en el último pase.

Con Diego Maradona en el banco de suplentes de Gimnasia, Banfield no pudo hilvanar su tercer triunfo en fila en un partido especial, pero volvió a sumar y, de a poco, empieza alejarse de la zona roja del descenso.

El equipo de Falcioni no pudo aprovechar el hombre de más que tuvo por alrededor de 60 minutos -por la roja al arquero Infrán- y no encontró la llave para romper el cerrojo defensivo que propuso la visita. Y por eso, el 1-1 final fue lo más justo.

A pesar de eso,  el Taladro sumó por quinto partido consecutivo (nueve puntos sobre 15 en juego) y sigue alejándose en la tabla de los promedios, una de las prioridades desde que Julio Falcioni, que tuvo un gran encuentro muy amistoso con el “Diez”, tomó las riendas del equipo. Y eso es lo más importante.

Leé también:  Banfield ya tiene el primer refuerzo: Luciano Pons
Encuentro de titanes.

En lo que respecta al juego, Banfield arrancó mejor y lastimó por la banda derecha, con un Lenis incisivo por el sector. Y tan es así que, en su primer desborde, le sirvió el gol a Arias, que luego fue anulado por posición adelantada.

Con ese aperitivo, el trámite  parecía encaminarse a favor del Taladro, pero eso no pasó. El Lobo, a los 12 minutos, golpeó en la primera jugada clara que tuvo y enmudeció al Florencio Sola. Ramírez, con una “chilena”, dejó parado a Arboleda y puso el 1-0.

Al Taladro le costó reaccionar tras ese golpe y no tuvo claridad para generar peligro. A pesar de eso, tras un pelotazo y una falta de Infrán a Lenis dentro del área, Dátolo no desaprovechó la oportunidad y, con un remate sutil, puso el 1-1 desde los doce pasos.

Leé también:  Osvaldo, entre la guitarra y la pelota

Con el empate establecido, todo se hizo muy friccionado. Y al pasar los minutos, el Lobo se iba metiendo cada vez más atrás contra de su valla. Eso complicó la elaboración de juego de Banfield, que le faltó claridad para hilvanar juego y le costó llevar peligro por las bandas. Todo se reducía a los desbordes que podía meter el colombiano, uno de los mejores del local, que participó en las aproximaciones de su equipo en el segundo tiempo.

Del lado de Gimnasia, que atacó poco en la etapa final, hubo una clarita: tiro libre de García al ángulo y gran respuesta de Arboleda.

Por eso, en definitiva, el empate fue lo más justo. Banfield nunca pudo encontrarle la llave al cerrojo defensiva de la visita y el Lobo, que jugó con 10 un tiempo prolongado, se conformó con el punto. Y así y todo, Banfield volvió a sumar y se aleja del descenso.