El Taladro sufrió a Huracán, que lo goleó por 3-0 con individualidades en alto nivel. Cvitanich falló un penal con el marcador en blanco y Arboleda atajó otro cuando el Globo estaba arriba por el tanto de Gamba. En el complemento anotaron Auzqui y Roa.
Jesús Dátolo, de flojo partido, intenta un avance de Banfield durante el primer tiempo.
Jesús Dátolo, de flojo partido, intenta un avance de Banfield durante el primer tiempo.

Banfield se volvió con las manos vacías desde Parque Patricios, donde perdió con Huracán por 3-0, en partido válido por la quinta fecha de la Superliga Argentina de Fútbol.

Otro paso en falso del equipo de Falcioni fuera del Lencho Sola, donde le cuesta una enormidad sumar de a tres. Con emociones y una polémica, se fue armando un partido entretenido en el Ducó.

Huracán impuso condiciones con Auzqui, que desbordó un par de veces (en una tapó Arboleda) y encendió la alarma en el sector de Spörle.

Leé también:  “Tengamos el sexo en paz” y en Banfield

Pero fue Banfield el que quedó de cara al gol en la primera clara, con el penal que Alderete le cometió a Cvitanich (pase largo del lateral izquierdo)  que el delantero estrelló en el travesaño (primero que malogra con la camiseta del Taladro).

Carlos Araujo, de muy buen desempeño, cubre la pelota frente al intento de Luciano Gómez.
Carlos Araujo, de muy buen desempeño, cubre la pelota frente al intento de Luciano Gómez.

Cinco minutos después, a los 16, Chimino ganó la espalda de Spörle, metió el centro y Gamba, tomando la pelota de aire, le cambió el palo al arquero para marcar la apertura

Dinámico, de ida y vuelta, con peligro en las dos áreas. Un remate de Cecchini al palo y una inmejorable chance para el Globo. Echavarría sancionó penal a instancias del asistente Martín Grasso (no hubo mano de Rodríguez), pero Arboleda hizo justicia conteniendo el tiro de Chávez sobre su izquierda.

Leé también:  Crimen del pizzero: ofrecen hasta $500 mil para encontrar al único prófugo

Banfield no lograba generar juego. Y menos situaciones. Por eso, JCF movió el banco y puso dos relevos de características ofensivas. Silva para darle velocidad y Torres para aguantar en el área. Pero el Taladro no tuvo tiempo de reacomodarse, porque tras un desborde de Araujo, apareció Auzqui para meter la pelota lejos de Arboleda.

El Taladro dejó pasar el tren. El segundo gol fue determinante y la joyita de Roa le puso el broche de oro a una gran tarde-noche del Globo. Para Banfield, fue una pesadilla.

Datos del partido Huracán 3-Banfield 0.