Paralizan la empresa por dos semanas, pero les pagará el 75% de los salarios a sus empleados. El motivo es la acumulación de stock que le generó la caída de las ventas por la recesión que sufrió el país los últimos años.
Tuvieron una acumulación de stock que le generó la caída de ventas, consecuencia de la recesión económica.
Tuvieron una acumulación de stock que le generó la caída de ventas, consecuencia de la recesión económica.

La empresa alimenticia Bagley decidió paralizar durante dos semanas su planta ubicada en la provincia de Córdoba, por lo que suspenderá a 370 trabajadores a los que les pagará el 75% de los salarios.

La compañía argumentó que tomó la decisión de cerrar la planta hasta el 3 de febrero debido a la acumulación de stock que le generó la caída de ventas por el menor consumo, a consecuencia de la recesión económica.

Bagley, que es administrada de forma conjunta por los gigantes Arcor y Danone, produce actualmente diecisiete marcas de galletitas, una de alfajor, un yogurt y una leche chocolatada, todos productos que comercializa en el mercado interno y exporta.

Leé también:  Planifican acciones para capacitar y acompañar a las emprendedoras

Con el objetivo de cumplir con su visión de ser la empresa Nº 1 de golosinas y galletas en Latinoamérica, y consolidar su participación en el mercado internacional, en 2005 Arcor concretó una asociación estratégica con el grupo francés Danone.

A través de este acuerdo se unificaron, bajo el gerenciamiento de Arcor, los negocios de galletas, alfajores y barras de cereal en Argentina, Brasil y Chile, por lo que se constituyó a Bagley Latinoamérica SA, una de las empresas de galletas líderes de la región.

Pero desde 2019 el grupo empresario viene registrando inconvenientes producto de la recesión económica: en octubre le dio vacaciones por dos semanas a 2.500 empleados de las plantas de Colonia Caroya, en Córdoba, donde se producen distintos tipos de chocolate; Villa Mercedes, en San Luis y Salto, Buenos Aires, donde se hacen galletitas; y Reducción, Tucumán, que elabora caramelos duros, turrones de Navidad, jarabe de maíz y otros subproductos.

Leé también:  Murió el economista Jorge Todesca

La empresa facturó 85.628,9 millones de pesos en 2018, pero tuvo pérdidas por 1.000 millones de pesos; en los primeros nueve meses del año pasado, tuvo un rojo de 2.160 millones de pesos; contabiliza una deuda de 500 millones de dólares que vence en 2023.