Todo lo que sucedió en una calle principal de Avellaneda quedó registrado a través de un video que inmediatamente se compartió en las redes y generó polémica por la reacción de los vecinos que echaron a los trabajadores municipales.

Una gran polémica generó el material que se viralizó en las redes sociales donde se muestra a vecinos y comerciantes de Wilde echando a los inspectores del Municipio de Avellaneda que querían clausurar los locales que no están habilitados para trabajar en esta fase de la cuarentena.

"Qué se vayan", les gritaban las personas que estaban trabajando sobre la calle de venta comercial Las Flores después de meses de estar parados por el aislamiento social.

Desde el Municipio de Avellaneda aseguraron que eran comercios que no estaban habilitados para abrir al público.

Leé también:  Los artesanos de Turdera preparan una gran feria virtual

Todo quedó registrado en el video, cuando un grupo de inspectores se dirigió hasta allí para clausurar una serie de negocios en Las Flores, pero los dueños lograron evitarlo, y las personas presentes celebran con aplausos, bocinazos y gritos.

"¡Váyanse, váyanse! ¡Que se vayan!", grita una mujer durante el comienzo de la filmación. En tanto, en las imágenes se observa a dos inspectores notificando la clausura de uno de los negocios. Al parecer, la recorrida debía continuar por varios más, pero fue obstruida por los comerciantes de la zona por lo que algunos usuarios de las redes se preguntaron si se trata de "un caso de desobediencia civil".

"El viernes ya habían ido a clausurar algunos. La gente atendía con persianas medio bajas, con un nylon, entraban de a uno o dos máximo. Igualmente en muchos lugares no pasa nada, la gente no tiene dinero, salvo entre los que venden comida o productos de limpieza”, escribió una vecina a través de Twitter.

Leé también:  Gracias al laboratorio de la UBA, el Hospital Cuenca agilizará los resultados de los testeos de Covid-19

Tras este video, el Municipio aseguró que "no tenían el permiso para abrir, por lo cual se procedió a la clausura de los mismos”. La Comuna había establecido una serie de restricciones para estos comercios, todas en el marco de la pandemia del Coronavirus y bajo el protocolo y las medidas correspondientes para que los comerciantes pudieran vender al público. Sin embargo, tal como explicaron desde el Municipio, ese grupo específico no estaba habilitado para abrir.