La Argentina es el país más vulnerable a los movimientos de mercados de capitales entre naciones emergentes, y sus indicadores de situación económica están peor que los de Brasil, Turquía, Sudáfrica, Egipto y Colombia, que la siguen en los cinco primero lugares.

Bloomberg viene elaborando ese indicador sobre la base de cifras del FMI y del Banco Mundial.

Bloomberg viene elaborando ese indicador sobre la base de cifras del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial. La agencia señala entre los factores para que Argentina tenga esa posición desfavorable, a su elevado porcentaje de deuda externa de corto plazo con respecto del PBI, del 40,5%.

Dice que otra de las causas es que la inflación es una de las más altas del mundo, con una desviación de 35,8 puntos porcentuales por encima de la meta, sobre el 10% que el Gobierno había proyectado para su último año de gestión.

Leé también:  El precio de los medicamentos aumentó un 20% desde las PASO y se duplicó en el último año

Incide también su muy bajo ratio de reservas internacionales de cobertura del 85,9%, frente al 159,9% de Brasil o el 133% de Colombia. Menciona también al déficit de cuenta corriente del 2% del PBI, mientras Turquía tiene 0,7% de superávit, México y Brasil un déficit de 1,7% y Perú 1,4%, pero hay otras naciones en el ranking con peor desempeño que Argentina como Sudáfrica (-3,4%), Egipto (-2,4%), Colombia (-3,9%), Indonesia (-2,7%) y Chile (-3,2%).

Argentina tiene también un mal puntaje en el apartado llamado "Efectividad de Gobierno" (0,16 contra 0,85 de Chile). El indicador de Bloomberg se suma a las perspectivas que dio a conocer la calificadora de riesgo Moody´s, que sostuvo en un comunicado que "el creciente riesgo de cambio de políticas en Argentina podría representar una amenaza para el acceso a los mercados".

Leé también:  La inflación de septiembre se encamina a ser la más alta del año

Moody´s agregó que "esto ejercería una presión significativa sobre la posición de liquidez del Gobierno y aumentaría la posibilidad de una reestructuración de deuda en los próximos dos o tres años".