Tras casi un año y medio de investigación y análisis, la Comisión investigadora del naufragio emitió su informe final que complica al Gobierno de Cambiemos. "Es indudable la responsabilidad política del Gobierno Nacional, por la falta de las diligencias adecuadas”, evidencia.
Se definieron responsabilidades navales y políticas.

Tras casi un año y medio de investigación y análisis, la Comisión Bicameral investigadora del naufragio del ARA San Juan emitió su informe final que complica al Gobierno de Cambiemos. El informe descartó de plano la hipótesis de que el submarino naufragara por haber sido objeto de ataques.

En ese sentido, se determinó que la causa inicial del accidente fue el ingreso de agua en la nave, lo que provocó un cortocircuito en las baterías. Las conclusiones apuntan a que "la avería fue subestimada por toda la cadena de mando".

Como consecuencia de esto, se generó un incendio eléctrico en la batería N°3 de la nave, lo que desencadenó otros incidentes de magnitud que no pudieron ser controlados por su dotación, hasta producirse la implosión por sobrepasar su profundidad de colapso del casco resistente del submarino.

Leé también:  "A Alberto Fernández no lo vamos a invitar a la mesa"

"Es indudable la responsabilidad política del Gobierno Nacional, a través de su Ministerio de Defensa por esta tragedia que se cobró las vidas de 44 argentinos, por la falta de las diligencias adecuadas”, afirma el informe.

Al respecto, el senador por Tierra del Fuego, José Ojeda sostuvo: "teníamos un submarino desaparecido, muchas preguntas y pocas respuestas". “Han incidido un sinnúmero de factores” en el naufragio, advirtió el senador.

En un adelanto para la prensa de las 300 páginas del informe la Bicameral destacó el “desamparo al que fueron sometidos los familiares de los 44 tripulantes, con los destratos, ocultamiento de lo que verdaderamente estaba sucediendo” por parte del Poder Ejecutivo Nacional.

Leé también:  "Me encantaría debatir con Macri, lo que espero es que ésta vez no mienta"

Para la Bicameral, los “responsables políticos manipularon la verdad de la información a los familiares desde los inicios. Ante los indicios de la gravedad de los hechos, en lugar de agilizar sólo dilataron la contratación de la empresa que se dedicaría a la búsqueda de la nave”.

Además, resultó “evidente que el accionar oficial intentó que la tragedia del ARA San Juan pasar rápidamente al olvido”, detalla.

Una de las conclusiones señala que: "la cantidad y calidad del personal de la Armada viene sufriendo un paulatino deterioro. Se conjugaron falta de motivación por reducción de la actividad operativa, aceptación del doble empleo para paliar los bajos salarios, y la falta de reconocimiento a la labor muchas veces riesgosa. Se está produciendo un éxodo del personal más calificado, hacia la actividad privada y fuerzas de seguridad, en busca de mejores oportunidades y remuneraciones"