"La muerte de las maestras es una síntesis de lo que no debería ocurrir en el país", dijo el secretario general de Udocba, Miguel Díaz, que agregó que la adhesión al paro en las escuelas públicas fue “muy alta”.
Los docentes coparon las calles porteñas cerca del Obelisco.

La Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera) llevó adelante un paro nacional por 24 horas en todo el país tras la muerte de dos profesoras en un accidente automovilístico cuando regresaban de una manifestación en la provincia de Chubut. La medida de fuerza tuvo un alto acatamiento en toda la Provincia de Buenos Aires y hubo manifestaciones frente a la Casa de Chubut.

Leé también:  ¿Cómo será la propuesta del Gobierno a los docentes?

"Lo advertimos, dijimos que el límite es la violencia, es inadmisible que todavía el conflicto no se haya resuelto", advirtió la titular de Ctera, Sonia D'Alessio.

"La dirigencia política debería darse cuenta de que no puede haber ese maltrato a los docentes ni a ningún otro trabajador. La muerte de las maestras es una síntesis de lo que no debería ocurrir en el país", dijo el secretario general de Udocba, Miguel Díaz, que agregó que la adhesión al paro en las escuelas públicas fue “muy alta”.

Por su parte el secretario adjunto de Ctera y titular de Suteba, Roberto Baradel, cargó contra el gobernador de Chubut, Mariano Arcioni: "Me confirmaron desde Chubut que recibieron una transferencia del Gobierno nacional, pero que no les alcanzaba. Tienen que resolver esa situación y pagar los salarios: sino pagan los salarios ponen en juego la paz social".

Leé también:  Exigieron justicia por Gabriela Ciuffarella y otras 23 víctimas de IOMA

En Chubut no hay clases desde el 22 de julio dada una gran lucha y huelga, por los sueldos atrasados. En ese contexto, Arcioni presentó en la Legislatura provincial un proyecto de ley que más que quintuplica su sueldo, puesto que pasaría de los $55.000 a más de 300.000.