La iniciativa, acordada entre oficialismo y oposición, propone extender el plazo de los contratos de dos a tres años, que el depósito de entrada sea de sólo un mes y establece una nueva forma de actualización.

La Cámara de Diputados firmó dictamen de mayoría para un proyecto que apunta a regular el mercado de alquileres habitacionales, tras un acuerdo entre el oficialismo y la oposición, y ahora buscará que la iniciativa se pueda votar en el recinto antes de fin de año.

"En Argentina hace muchos años que no tenemos ley de alquileres. Hemos trabajado mucho para encontrar consensos. fue un gran desafío. Se trabajó mucho entre los bloques, y al interior de los mismos, porque también había diferencias", dijo el presidente de la comisión de Legislación General, Daniel Lipovetzky.

El legislador del PRO señaló que la idea es que el proyecto sea incluido en una sesión especial antes del 30 de noviembre próximo, al advertir que luego de esa fecha el dictamen se caerá.

Tras varios meses de estancamiento parlamentario por las divergencias entre los distintos sectores, se llegó a un consenso en la comisión de Legislación General que mejorará la posición relativa de los inquilinos, la parte más débil de las relaciones contractuales en materia de alquileres.

El proyecto obtuvo dictamen.

Además de llevar el plazo de los contratos de dos a tres años, un aspecto que ya tenía consenso desde hace meses, el dictamen establece una actualización anual (y no semestral) del precio, en base a una fórmula de indexación que combina en partes iguales la evolución de la inflación (IPC) y de los salarios (RIPTE).

Por otra parte, se fija que el depósito de entrada sea de sólo un mes, y se amplía la gama de opciones que los inquilinos pueden presentar en concepto de garantía al propietario: ya no sólo se tomarán inmuebles sino también recibos de sueldos, certificados de ingreso o seguros de caución.