Un trabajo que resulta ideal para las que son principiantes en la costura. Una funda simple, pero con unos detalles muy decorativos, que se adapta para cualquier parte de la casa.

 

MATERIALES

  • Tela blanca
  • Cinta de gasa estampada
  • Recortes de raso
  • Encendedor
  • Alfileres
  • Máquina de coser

1. Resultado Final

2. Cortar un cuadrado de tela blanca del tamaño deseado para confeccionar la funda. Para la parte posterior, cortar dos rectángulos teniendo en cuenta la medida del frente, más 10 cm para el cruce. Reservar.

3. Cortar cuatro tiras de cinta de gasa estampada del largo de la funda. Presentarlas de modo que formen un marco, dos verticales y las otras dos horizontales. Sujetarlas con alfileres y coser a máquina.

4. Cortar dos círculos de raso para cada rosa, con unos milímetros de diferencia de tamaño entre cada uno. Sellar los bordes con la llama de un encendedor para que no se deshilache. Ubicar el círculo menor sobre el mayor.

5. Sostener los dos círculos por la parte posterior, con puntadas a mano e hilo al tono. Doblar la pieza en cuatro para ubicar bien el centro y que se produzca un frunce, que nos ayudará a dar movimiento a la flor.

6. Coser cada una de las rosas en el cruce que forman el vértice de las cintas. Siempre sujetar con puntadas a mano por el revés de la funda para que no se vean.