Lo afirmaron desde el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) y remarcaron que esa carga tributaria “quita competitividad”.
La presión tributaria se ve reflejada en los precios de los productos.
La presión tributaria se ve reflejada en los precios de los productos.

La presión tributaria que existe en la Argentina se nota a cada paso. Sin embargo, en las góndolas, la acción tiene aún más claridad. El director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), Nadin Argañaraz, advirtió que, en la compra de alimentos, el 43% del monto abonado por el consumidor equivale a impuestos. "Cuando uno va a un comercio minorista y compra una gaseosa, el 50 % de lo que paga por esa bebida son impuestos", puntualizó.

"Claramente, el fisco en la Argentina tiene una muy alta carga tributaria", alertó y argumentó que hay una "necesidad de recaudar más para financiar un gasto público que permanentemente ha venido creciendo en la Argentina".

Leé también:  Precios Esenciales: nueva alerta sobre el desabastecimiento de productos

Y en esta línea, afirmó: “Si es tan alta la carga tributaria en la Argentina, quien puede evadirla, lo hace".

En el caso de la carne o la verdura, Argañaraz indicó que "el 37% de lo que se paga son impuestos". En diálogo con Radio Continental, remarcó que "en la Argentina se pagan altos impuestos. Cuando compramos un alimento, de lo que pagamos por ese alimento, el 17% es el IVA".

En tanto, resaltó que "a menos de un año de empezar a correr la reforma tributaria, se tiene que modificar porque se necesita acelerar la reducción del déficit”. El especialista, además, evaluó que "la carga tributaria alta quita competitividad", mientras puntualizó: "Necesitamos como sociedad un acuerdo y definir un norte de una vez por todas y cómo vamos a llegar. De esta manera, no vamos a tener más inversiones significativas y actividad formal. Va a crecer la informalidad".