El encuentro se llevará a cabo esta semana y allí se discutirá, entre otros temas, sobre tarifas, precios, salarios y impuestos. El objetivo será buscar puntos de acuerdo para implementar medidas que permitan hacer crecer la economía.
La reunión será la misma semana en la que comenzará a tratarse en el Congreso el proyecto de "Solidaridad Social".

El Pacto Social que Alberto Fernández quiere sellar con gremios, empresarios industriales y entidades del campo se pondrá en marcha esta semana. El Presidente en las próximas horas cursará la invitación a las cúpulas de la UIA, la CGT, la CTA y la Mesa de Enlace.

El encuentro, aún sin fecha ni lugar definidos, servirá para abrir la instancia de diálogo, realizar un “análisis integral” de la situación del país y buscar puntos de acuerdo para implementar medidas a corto y mediano plazo que permitan hacer crecer la economía.

Leé también:  Alberto, duro con los que incumplen: "Les vamos a sacar los autos"

Fernández tiene varios temas para poner sobre la mesa: uno de ellos tiene que ver con la revisión de las tarifas. Expondrá su posición que consiste, en estas horas, en avanzar con la desdolarización pero, además, anular las subas programadas para los próximos meses.

Buscará, también, sistematizar las gestiones que iniciaron el ministro de Desarrollo Productivo y el de Salud, Matías Kulfas y Ginés González García, con el complejo alimenticio y los laboratorios, para establecer acuerdos de precios.

En paralelo tiene otros temas en danza: salarios, aportes patronales, bienes personales, ganancias y consumo. “El objetivo es alcanzar puntos en común”, señalan.

Mientras tanto, a su lado, miran críticamente los planteos que se bajan en lo que, con ironía, consideran “el manual del perfecto liberal”.

Leé también:  El Presidente tilda de "miserables" a quienes despiden empleados en este momento

“Todos piden que no haya déficit fiscal, pero no quieren pagar impuestos”, apuntan desde el albertismo y cuestionan las posturas clásicas del liberalismo. Dan un ejemplo: “Bajaron las retenciones a la minería pero bajó la producción minera”.

La intención, dicen, es que en los principales acuerdos que se establezcan “todos cedan un poco” y “nadie quiera sostener privilegios a costa de otros sectores o del propio Estado”.