El fiscal federal de Lomas de Zamora Sergio Mola impulsó la investigación contra el médico dio positivo en Covid-19 y espera que reciba el alta para tomarle indagatoria.
El especialista no forma parte del staff del Hospital y fue designado por la Asociación Argentina de Anestesia.

El fiscal federal de Lomas de Zamora Sergio Mola impulsó una investigación contra el anestesista que, después de haber tenido contacto con su pareja recién llegada de España, no guardó cuarentena y se presentó a trabajar en el Hospital Meléndez de Adrogué.

La investigación contra el médico Franco S. buscará determinar si el especialista incurrió en una violación del artículo 202 del Código Penal, que prevé penas de hasta 15 años de prisión para el que "propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas".

La denuncia, tal como informó ayer el diario La Unión, fue presentada por la directora del Meléndez, Hilda Granoti ante el Juzgado Federal N° 2 de Lomas de Zamora, luego de que se conociera que el profesional dio positivo en coronavirus y fuera internado.

Leé también:  Confirmaron que el empresario que murió en Chaco tenía Coronavirus

El anestesista -que no forma parte del staff del Hospital- fue designado por la Asociación Argentina de Anestesia para cubrir un reemplazo que el centro de salud necesitaba.

El médico, según trascendió, cumplió funciones en el quirófano, estuvo en contacto con pacientes y otros profesionales, incluida una instrumentadora que hoy se encuentra internada en el Hospital Güemes con síntomas compatibles al Covid-19, aunque aún se esperan los resultados que confirmen si es portadora de la enfermedad.

Al conocerse la noticia, el hecho un gran revuelo en el Meléndez. Se activó el protocolo de seguridad, 14 personas, entre ellos, médicos, enfermeros, instrumentadores y personal del 107 que estuvieron en contacto directo con él fueron puestas en aislamiento.

Leé también:  Confirman que la industria tiene capacidad para garantizar el abastecimiento

Por eso, para el fiscal, el médico no sólo desobedeció el decreto firmado por el Poder Ejecutivo que obliga a guardar cuarentena, sino también las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para evitar la propagación de la enfermedad.

El médico, de unos 30 años, ahora está hospitalizado en un centro asistencial del barrio de Palermo y si bien ya fue impulsada la investigación, las fuentes consultadas aseguraron que esperarán a que se le dé el alta para un eventual llamado a indagatoria.