Temperley falló en la definición y no pudo festejar ante el Cervecero

El equipo titular del Gasolero no logró romper el cero ante su par de Quilmes e igualó sin goles en el estadio Alfredo Beranger, en lo que fue su décimo amistoso de la actual pretemporada.

Ya cansados de esta pretemporada eterna e inusual, Temperley continúa su preparación después de nueve semanas de entrenamientos y ayer, ante Quilmes, disputó su décimo amistoso del receso, a la espera de una respuesta concreta de la AFA para que se levante el paro de futbolistas y la pelota vuelva a rodar normalmente a partir del próximo viernes.

En el estadio Alfredo Beranger, los titulares del Gasolero no se sacaron ventajas con los del Cervecero e igualaron sin goles, en un partido en el que el local mereció un poco más por lo realizado en el complemento, después de un primer tiempo muy parejo y luchado en la mitad de la cancha.

Al equipo de Gustavo Álvarez le costó imponer su idea en la etapa inicial y no pudo dominar las acciones. Se lo notó impreciso en el manejo de pelota y además tuvo complicaciones para desbordar por la banda izquierda, con un Ozuna que no logró marcar diferencia en el uno contra uno por ese sector.

La receta del entrenador era dominar a partir de la tenencia de pelota y explotar las bandas con los desbordes del ex Estudiantes y las proyecciones de Peralta y Chimino, pero le resultó difícil y sólo se aproximó al arco rival con una escalada de Ozuna que Vázquez no llegó a conectar y un remate de Figueroa desde afuera del área.

Lo del segundo tiempo, fue diferente. Manteniéndose firme en su propuesta, con un esquema 4-3-3, el rol de Di Lorenzo empezó a ser clave y se erigió en el conductor que le faltó al equipo durante el primer tiempo.

A partir de ahí, y bien secundado por Figueroa y Sánchez, Tiki-Tiki empezó a destacarse, y alrededor de él creció el Celeste, que manejó con más prolijidad el balón y generó varias situaciones. A su vez, Ozuna estuvo más preciso y complicó por su sector, lo mismo que Figueroa que, a su vez, se asoció bien con los volantes para dominar la zona media.

Y dentro del circuito de juego, también fue importante el aporte de Escobar, que se proyectó seguido y estuvo cerca del gol con un remate en posición de nueve que se fue por encima del travesaño. Gracias a eso, Temperley se impuso en el medio, tuvo el control de la pelota y sólo le faltó convertir para cerrar un buen ensayo en el Beranger.

Quilmes, en cambio, se diluyó con el correr de los minutos y terminó muy replegado en defensa, con pocas asociaciones en la zona ofensiva y escasas situaciones de peligro durante todo el encuentro. La imagen del Gasolero fue mejor que la de Quilmes, pero no pudo festejar de local y tampoco se tomó la Cerveza.

No Comments Yet

Comments are closed

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co