Con cinco triunfos en seis partidos, el presente de Temperley es muy bueno. Y el técnico lo sabe. “Somos un equipo que preocupa a cualquiera”, tiró el DT.
El Celeste es un máquina de ganar y eso ilusiona al entrenador.

El entrenador de Temperley, Walter Perazzo, no ocultó la felicidad tras la victoria por 1-0 ante Platense y remarcó que el rendimiento del equipo hace “ilusionar” con pelear bien arriba en la actual temporada de la Primera Nacional.

El Gasolero tiene un andar arrollador desde la llegada del técnico y los números hablan por sí solos: obtuvo el 88,8% de los puntos en juego (con cinco victorias y un empate) y ya se puso en zona de Reducido, a cinco unidades del líder Atlanta.

“La campaña es muy buena. Si me decían que iba a ganar cinco partidos de seis, compraba sin dudar. Nuestra idea era sumar, tratar de entrar a la Copa Argentina y ver a fin de año para qué estábamos. Y la verdad es que el andar del equipo hace ilusionar. Es muy meritorio lo que hicieron los jugadores porque se mataron para conseguirlo”, remarcó el entrenador.

Leé también:  Galería de Fotos: El tren de la punta pasó de largo por Turdera

Y los números ratifican las palabras de Perazzo. El Celeste consiguió 16 puntos sobre 18 en juego, acumula cuatro victorias en fila (tres de visitantes y una de local) y además suma cinco partidos sin recibir goles.

“Somos un equipo incómodo para cualquiera, nadie nos quiere enfrentar. Somos sólidos en defensa, contragolpeamos bien y tenemos buen manejo de pelota”, recalcó. Y en esa línea, continuó: “Es un equipo que preocupa a cualquiera, ya que sabe que le puede ganar todos, siempre y cuando mantenga este nivel”.

Por último, en relación al partido ante Platense, el entrenador fue claro en su análisis y focalizó en la “concentración” que mostró el equipo para contrarrestar los puntos fuertes del rival y lastimar en el momento justo. “Lo trabajamos muy bien tácticamente, solo nos faltó afinar la puntería para liquidar antes la historia”, comentó.

Leé también:  Ayunta cerró el año jugando en Primera

Y concluyó: “Se le ganó a un gran rival, que juega bien y es muy complicado para cualquiera. Fuimos inteligentes, hicimos los deberes y manejamos las acciones. Lo ganamos con justicia”.