El técnico del Tricolor hizo referencia a los insultos que recayeron sobre algunos jugadores y destacó el apoyo del presidente Adrián Vairo y el resto de la Comisión Directiva.
Pablo Vico se lamentó por las chances desperdiciadas y subrayó que están torcidos para el arco.

Brown de Adrogué viene realizando grandes campañas en los últimos años. El hincha se acostumbró a que el equipo de Pablo Vico sea protagonista y clasifique a los Reducidos por el ascenso a la Superliga. Esta temporada arrancó con la misma ilusión. Empató con Atlético de Rafaela y goleó a All Boys en Floresta. Todo caminaba sobre rieles, pero de pronto, entró en un tobogán de cuatro derrotas consecutivas que cortó este lunes con un empate agónico frente a Almagro tras padecer el gol de Juan Manuel Martínez.

Y como nunca en los años que el Bigotón conduce al Tricolor, aparecieron las primeras reprobaciones en el Lorenzo Arandilla. Y el técnico, que no va a abandonar el barco explicó el momento y la situación. “Más apoyo que el que nos está dando el presidente (Adrián Vairo) y la Comisión Directiva, no nos pueden dar. Acá no se puteaba a un jugador hace nueve años. Es lógica la reacción de la gente que no puede ver ganar a su equipo, sobre todo de local”, dijo el DT.

Leé también:  Brown va por un necesitado triunfo

Brown lleva cinco fechas sin triunfos. Y de local lleva otros tantos, con dos empates y tres derrotas (contando la de Sarmiento en la temporada pasada por el Reducido). La última vez que festejó en casa fue el 21 de abril frente a Nueva Chicago por 2-1 (Nicolás Benegas y Lucas Campana).

El gol de Matías Linas le puso punto final a la seguidilla de derrotas.

Según Vico, el flojo presente de sus dirigidos pasa por un “bajón anímico” y para revertirlo irá el sábado a Campana a jugar frente a Villa Dálmine, que tiene cinco puntos más en la Zona B. “Pasa por lo anímico. No podés errar tantos goles, llega un momento en que te empieza a bajonear. Me da la sensación de que esperamos a que nos conviertan para salir a buscarlo”, manifestó.

Leé también:  Galería de Fotos: Brown de Adrogué, y un empate con sabor a poco.

Y agregó: “Estamos torcidos con el arco. No pudimos concretar en seis o siete y ellos (Almagro) en la primera nos convierten un gol inmerecido”. Con el tanto de Matías Linas, cortó 450 minutos sin anotar goles. “Me quedó con la actitud del equipo de querer llevarse los tres puntos”, finalizó el Bigotón.