La fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández tuvo su presentación en sociedad con un encuentro que sirvió para marcar el rumbo electoral.
Primer acto de la fórmula a una semana del sorpresivo anuncio.
Primer acto de la fórmula a una semana del sorpresivo anuncio.

Una semana después del anuncio que sorprendió a toda la política nacional, la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández tuvo su presentación en sociedad con un encuentro en Merlo que sirvió para empezar a marcar el rumbo de la campaña electoral.

Sin atriles en el escenario y con sillas para el público, el evento tuvo una onda informal y alejada del clásico acto partidario. El intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, fue el anfitrión de la inauguración de un parque municipal que llevará el nombre del expresidente Néstor Kirchner, cuyo recuerdo a 16 años de su asunción (25 de mayo de 2003) generó el momento emotivo de la jornada.

Al tomar la palabra, Cristina volvió a convocar a un “contrato social que nos permita entender que no hay triunfos individuales si la realización de una sociedad no es colectiva” y remarcó: “Con Alberto vamos a ayudar pero no esperen que dos dirigentes puedan hacer todo, necesitamos que espacios politicos, sociales, sectores economicos, empresarios, medios de comunicación y cada uno de nosotros podamos celebrar un reencuentro”.

Leé también:  Alberto Fernández paseó a su perro, votó y le contestó a Marcos Peña

La expresidenta recordó el 25 de mayo de 1973 que representó el final de la proscripción del peronismo y los festejos del Bicentenario. “Ese 25 de mayo de 2010 fue perfecto porque sentí cosas en las calles de Buenos Aires que no había sentido nunca y que tuvo a nueve presidentes latinoamericanos caminando entre la multitud sin dispositivo de seguridad”.

Tras ponerse de pie a pedido del público, Cristina afirmó: “Era otra Argentina, sin gatillo fácil, con trabajo, educación y futuro. Me pregunto qué nos pasó para llegar a este presente tan dramático y a la vez me siento obligada a recuperar ese espíritu que nos animó a todos los argentinos sin distinciones en el Bicentenario”.

Leé también:  "Me encantaría debatir con Macri, lo que espero es que ésta vez no mienta"

Alberto Fernández arrancó su discurso destacando “la grandeza que ha tenido Cristina de que yo la acompañe en la fórmula” y luego fue cambiando el tono para meterse de lleno en la campaña que lo tendrá como principal candidato. “A los cuatro millones y medio de pobres que generó Macri le vamos a tender la mano porque para eso hacemos política. Y a que creyeron y fueron defraudados también debemos ir a buscarlos”, destacó.

“Tengo una ventaja respecto a muchos: yo estuve en ese laberinto, sé cómo salir y resolver los problemas como hicimos con Néstor durante una época que al país lo habían convencido de que estaba condenado porque debía mucha plata. La miseria es algo que no podemos perdonar ni permitir. Acá nadie sobra y todos hacen falta”, concluyó Fernández.