La suba del dólar registrada en los últimos meses fortaleció la opción por los destinos internos. Cataratas, Salta, Mendoza y Bariloche, entre los más buscados.

Los viajes al exterior cayeron un 25%, informaron desde la CAT.

Las vacaciones de invierno este año serán low-cost: la mayoría de los argentinos optará por destinos locales y gastará lo justo y necesario por la situación económica que vive el país. Los precios serán entre un 20% y un 25% más caros, porque si bien los operadores turísticos no trasladarán toda la suba del dólar a sus servicios, la inflación se hará sentir.

Las proyecciones de la Cámara Argentina de Turismo (CAT) y la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (FAEVyT) coinciden, por el comportamiento que mostraron los empresarios de la industria de cara a la temporada. Si bien hay rubros que aún se están acomodando a la nueva realidad, gran parte optó por absorber los costos.

Leé también:  El subte aumentará $1 por mes y pasará a costar $16,50 en febrero

“Hay un acuerdo con Turismo para que la hotelería no traslade a precios la devaluación”, aseguró Aldo Elías, titular de la CAT. Algo en lo que asintió Fabricio Di Giambattista, presidente de la FAEVyT, aunque admitió que esta reacción se produjo debido a que “hay una caída en la demanda” producto de la devaluación.

Los principales destinos según coinciden en agencias de viajes son los clásicos: Bariloche, Mendoza, Salta, Jujuy y las Cataratas del Iguazú. Los operadores sostienen en que por la fuerte suba del dólar muchas familias se volcaron por destinos nacionales en desmedro de las escapadas al exterior.

“Los viajes al exterior cayeron un 25% en total”, precisó Giambattista y dijo que la baja perjudica especialmente a una plaza como Brasil, que en los últimos años se llevó la preferencia de muchos argentinos buscan cambiar las bajas temperaturas por la playa.

Leé también:  Por la suba del dólar, los usuarios de gas deberán pagar un cargo extra en sus facturas

“Hasta hace poco al argentino le convenía ir a Chile, Uruguay o Brasil, pero eso cambió y el efecto empieza a verse. Además, el movimiento interno también se vio muy impulsado por una mayor oferta de vuelos, con tarifas en baja”, analiza Elías.

“Para estas vacaciones lo más vendido fueron los destinos de cabotaje y Brasil. “La decisión de tomar vacaciones en general se mantuvo, pero en algunos casos quizás varió un poco el destino, buscando opciones un poco más cercanas y económicas”, cuentan en la agencia Avantrip.