Wanda Nara fue la portada del diario deportivo francés L’Équipe, donde la definieron como una “rubia atómica”. En la entrevista habló sobre su rol como representante de Mauro Icardi: “Siendo su esposa no tengo interés en ganar dinero a sus espaldas, a diferencia de otros”. Luego, disparó: "Podría quedarme en mi casa, pero no es un buen ejemplo para mis hijos".