La chica confesó que lo hizo para "afearse" con el fin de que su novio dejara de maltratarla. "No pensaba en nada más que en ser fea para que corte con los celos y no me pegara más", dijo.
La joven tiene 22 años y es oriunda de La Banda.

Una joven santiagueña admitió ante la justicia que se prendió "fuego sola" con alcohol y un encendedor para afearse con el fin de que su novio cesara con los episodios de maltrato y violencia de género a los que la sometió "por celos". Por este hecho, el hombre que estuvo detenido por el incidente fue excluido del hogar.

 

Según las fuentes judiciales citadas este sábado por los diarios El Liberal y Nuevo Diario, la joven oriunda de la ciudad de La Banda declaró ayer ante la coordinadora de la Unidad de Violencia de Género e Intrafamiliar del Ministerio Público Fiscal de Banda y Robles, Marta Inés Ovejero. Y allí contó que el incidente se produjo durante el 1 de enero en la casa que compartía con su novio de 26 en el barrio Avenida, tras lo cual el hombre pasó algunos días detenido hasta que fue liberado el lunes último con restricciones de acercamiento.

Leé también:  Las farmacias ya pueden reportar casos de violencia de género: las repercusiones

Ante las funcionarias judiciales, la joven reveló que todo comenzó con una discusión con su novio que la insultaba por el tipo de pollera que había elegido para vestir ese día y luego continuó con otro incidente por celos en una reunión familiar. Al respecto, la denunciante contó que él la "tomó del cuello, tiró a la cama y tapó la boca" tras lo cual "sus primos intercedieron" mientras "él les ordena que no se metan".

Tras refugiarse en la casa de su abuela, la joven recibió un llamado del muchacho que le "pedía que vuelva" pero reveló que al regresar "estaba borracho y comenzó a reclamar si había estado con otros hombres”.

Leé también:  Una asociación trabaja en la prevención de femicidios durante la cuarentena

“Me agarró fuerte del brazo y yo le pregunté a los gritos si él quería que yo fuera fea para que dejara de celarme. Entonces fui al baño tomé la botella de alcohol que estaba por la mitad y me eché desde la frente hasta el pecho. Nuevamente le grité si quería que sea fea para que no me celara más, agarré un encendedor del botiquín. Él me agarró de brazo, pero yo ya había prendido el encendedor. Después me abrazó y me metió bajo la ducha”, añadió la joven, de acuerdo al testimonio judicial reproducido por la prensa santiagueña.

En ese marco, la mujer señaló: “Me prendí fuego sola. No pensaba en nada más que en ser fea para que él corte con los celos y no me pegara más".