Surgió por la interacción que tiene con sus seguidores en Instagram, quienes contaban que no recibían ayuda en la calle al descompensarse.
Una idea que debe replicarse.

Desde que fue diagnosticado con diabetes hace seis años, Ezequiel Amarillo buscó diferentes maneras de difundir y concientizar respecto a la enfermedad. Creó una página de Instagram para contar cómo es la vida de una persona con diabetes tipo uno y gracias a ello comenzó a interactuar con sus seguidores que además de ayudarse mutuamente se manifestaban respecto a las dificultades que atravesaban.

“Me di cuenta que podía hacer algo más grande para nosotros cuando para el mes de noviembre del año pasado, mes en que se conmemora el Día Mundial de la Diabetes, recibí cientos de historias sobre las fortalezas y las debilidades del paciente con la enfermedad”, recordó Ezequiel.

Leé también:  Piden ayuda para un espacio de primera infancia de Temperley

Entre tantas historias, Ezequiel se dio cuenta que muchos de sus seguidores se quejaban que no recibían ayuda cuando se descompensaban en la vía pública y así fue cuando decidió crear una pulsera que indica el tipo o grado de diabetes de cada persona y además adjunta u carnet con las indicaciones sobre como ayudar a cada paciente en particular ante un desmayo o un desequilibrio.

“Hoy tengo una cuenta con  más de 10 mil seguidores y en diez días de difundir la pulsera ya recibí más de 100 pedidos”, contó Ezequiel, quien además es escritor.

ezequiel amarillo creó el accesorio que indica el tipo de diabetes y un carnet que explica qué hacer en caso de un shock diabético.

A un costo de apenas $150, el vecino de Temperley comercializa la tarjeta plastificada que explica qué hacer en caso de un shock diabético, ideal para poner en la billetera o llavero, más la pulsera que además del tipo de diabetes lleva la inscripción: “Soy feliz”.

Leé también:  La Canchita San Pío brinda actividades gratuitas en Temperley

“Esta creación apunta a ayudar, a difundir la idea, que se replique. No se trata de obtener dinero porque casi no hay ganancia ya que esa plata es para la confección y el envío a cualquier parte del país”, aseguró Amarillo sobre el emprendimiento.

A través de la cuenta de Instagram: @historiasdediabetes, Ezequiel comenzó este camio que no termina allí, ya que a raíz de la repercusión de este espacio, también decidió abrir @historiassintacc para las personas celíacas. “Hace un mes que abrí ese espacio virtual para que se puedan contar diferentes experiencias y brindar consejos”, concluyó Ezequiel.