Amo la música. Escucharla, desde que tengo memoria. Tocarla, desde hace un par de años, cuando cumplí uno de los sueños que venía postergando desde mi adolescencia y me lancé con Lapeband, mi banda de blues y rockabilly, donde canto, imito a mis ídolos y me divierto tocando con mis amigos de toda la vida.

Aunque los que más se lucen son mis compañeros de grupo, me encanta lo que se siente arriba del escenario. Los ensayos son en Banfield, mi barrio. Un barrio donde la música suena bastante bien. Muy bien, diría: aquí tenemos al Conservatorio Julián Aguirre. Amigos de La Unión, acompáñenme a conocer su historia.

Leé también:  Los primeros hospitales de Lomas

Todo comienza en 1949, con la inauguración del Conservatorio de Música de La Plata y dos años después la filial de esta institución, en Banfield, pero como Conservatorio de Música y Arte Escénico de la Provincia de Buenos Aires

El cuerpo docente fue formado por destacados profesores de la Escuela de Artes y Oficios que ya funcionaba en nuestro partido. Las especialidades de Música y Arte Escénico pasaron entonces al turno vespertino de la Escuela N°31, ubicada en la avenida Hipólito Yrigoyen 7672, a metros de la esquina de Larroque. En el primer libro de Actas de Exámenes del Conservatorio figura el 15 de mayo de 1951 como fecha de las primeras evaluaciones de admisión a las carreras de Música y Arte Escénico, por lo cual se considera ese día el de su fundación.

Leé también:  El loco de Lomas que apostó demasiado y murió en las vías

Entre los profesores pioneros y sus discípulos podemos citar a los destacados Carlos Perelli, Milagros de la Vega, Belisario Roldán hijo, María Rosa Gallo, Fernando Labat en Teatro; y Roberto Castro, Egidio Corvi y Francisco Delbene en música. ¿Las primeras asignaturas? Introducción a la Música, Piano, Violín, Canto, Guitarra, Arte Dramático, Gramática e Historia del Teatro.

En 1957, a poco de crearse la Dirección de Enseñanza Artística, los establecimientos de tal modalidad pasaron a depender de ella y en los años siguientes se produjo la descentralización y autonomía de las filiales. Por eso aquel año se lo designó con el nombre de Julián Aguirre, como homenaje a la memoria del ilustre compositor argentino.

Leé también:  Boedo y Acevedo, de pulpería a pizzería

El crecimiento del Conservatorio en los años 60 fue constante. De 300 alumnos en 1966 se pasó a 400 en 1970. En 1972, otro año memorable para los institutos oficiales de la Provincia, se les otorgó validez nacional a los títulos emitidos por todos ellos. Hoy, el Julián Aguirre es toda una referencia en la zona y sigue formando vecinos como músicos de lujo año a año.

COMENTARIOS

Please enter your comment!
Please enter your name here