Se trata de un efectivo de la Policía que estaba con otras personas cuando entregaba 129 panes de marihuana cerca de un centro comercial de San Justo.
estaban entregando panes de marihuana.
estaban entregando panes de marihuana.

Un efectivo de la policía bonaerense y otras tres personas fueron detenidos cuando llevaban a cabo una entrega de 129 panes de marihuana cerca de un centro comercial de San Justo, partido de La Matanza.

El operativo se realizó anoche, cerca de las 20.20, luego de que una denuncia anónima alertara a la policía sobre una entrega de droga que iba a realizarse en dos posibles sitios: en inmediaciones del Catán Shopping o en un lavadero próximo al Shopping San Justo, situado en la ruta 3 y Camino de Cintura, ambos en La Matanza.

En esas circunstancias el Juez Federal 3 de Morón, Néstor Barral, encomendó a la delegación de Drogas Ilícitas de San Martín de la policía bonaerense una vigilancia encubierta de ambos lugares para interceptar la droga y a la banda.

Finalmente, frente el Shopping San Justo los efectivos advirtieron la llegada de un Renault Sandero y luego de una camioneta Toyota color blanca, doble cabina, sin la patente colocada, que se detuvo frente al portón de ingreso a un lavadero de autos.

Dos personas bajaron del Sandero y realizaron gestos hacia el otro vehículo para que se aproximara al lugar, momento en que los policías intervinieron y redujeron a todos para identificarlos.

En el asiento trasero de la camioneta Toyota los efectivos encontraron cinco cajas de cartón con 129 panes de marihuana, dijeron las fuentes.

Los voceros agregaron que uno de los dos ocupantes de ese vehículo resultó ser un oficial inspector de la DDI de La Matanza, de 36 años, quien portaba su credencial y la pistola reglamentaria Bersa calibre 9 milímetros.

El policía fue detenido al igual que su acompañante y una pareja de nacionalidad paraguaya que estaba a bordo del Sandero, el hombre de 44 años y la mujer de 36, quienes iban con un menor de 12.

Finalmente, los investigadores identificaron a otras dos personas que se hallaban en el lavadero de autos que funcionó de punto de encuentro, una mujer de 46 años y un hombre de 52, también paraguayos, aunque no fueron detenidos.

El juez Barral dispuso un allanamiento en el lavadero y otros domicilios y procuraba determinar si esas dos personas estaban vinculadas o no a la entrega de la droga.