El hecho ocurrió en el barrio San José cuando un presunto ladrón de 25 años fue baleado por el oficial de la Ciudad, el cual fue interceptado cuando estaba de civil y se dirigía a tomar el colectivo.
el oficial, estaba de civil cuando fue interceptado por los delincuentes.
el oficial, estaba de civil cuando fue interceptado por los delincuentes.

El hecho ocurrió en el Barrio San José, del Partido de Almirante Brown cuando un ladrón de 25 años que interceptó a un Policía de la ciudad falleció casi en el acto por un impacto de bala en el cuello, mientras que el resto de la banda huyó a bordo de un auto con el que estarían cometiendo un raid delictivo en la zona.

El efectivo de la Policía Metropolitana fue atacado por cuatro sujetos que descendieron de un auto con intenciones de robo, uno de los cuales murió acribillado por el agente.

Leé también:  Dos efectivos de Lanús fueron detenidos por extorsionar a la pareja de un preso

El hecho ocurrió en la esquina de Santiago Binnon y La Tijereta, en la localidad de San José, en Almirante Brown.

El policía relató que se encontraba de civil y se dirigía a la parada del colectivo para ir a su trabajo cuando fue sorprendido por los delincuentes.

Según relató, un auto blanco cuya patente y marca no pudo reconocer, frenó a su lado y bajaron cuatro delincuentes, uno de los cuales tenía un arma de fuego en la mano.

“Fue en ese momento que se identificó como integrante de la fuerza y uno de ellos trató de herirlo con un cuchillo, a quien le dispara a la altura del cuello con su arma reglamentaria”, precisaron.

El malhechor herido falleció en el lugar a causa de la pérdida de sangre por el impacto de bala, mientras que el resto de la banda escapó en el vehículo en el que se transportaban.

Leé también:  Repudio en las redes sociales por el levantamiento de un puesto de flores en Monte Grande

Minutos después, se presentó allí mismo quien sería el padre del fallecido, que reconoció a su hijo en el piso.

Por su parte, personal de la Policía Científica habría hallado el arma punzante cerca del cadáver, el cual presentaba un orificio de bala debajo del cuello que salió por el lado intercostal.

En la Comisaría 3° de Almirante Brown, se hizo presente el dueño de una tarjeta de crédito en poder del joven abatido, quien se la habría sustraído antes de encontrar la muerte.

La causa fue caratulada como “tentativa de robo y homicidio” por la UFI 1 de Lomas de Zamora, a cargo del fiscal Sebastián Bisquert.