Todo ocurrió en la final de la Copa de Campeones entre el Club 11 de Agosto y El Fortín. Un grupo de dirigentes y padres discutieron, la pelea fue creciendo y terminó con heridos.
El momento de la pelea captado por la cámara de un celular desde la tribuna.

En el Club 11 de Agosto los locales disputaban un partido de la categoría 2009 contra el Fortín de Temperley por la final de la Copa de Campeones de la Liga ADIJ. Cuando a un costado de la cancha cuatro hombres empezaron a discutir. Todo pudo haber quedado ahí, en un cruce, pero no, la pelea creció en intensidad y terminó en una batalla campal en la que varias personas resultaron heridas, entre ellos algunos nenes.

Padres de los propios jugadores de otros clubes que se encontraban en las tribunas viendo el encuentro registraron la trifulca con sus teléfonos celulares y lo difundieron por redes sociales. En las imágenes se ve que cerca de 50 personas participaron de la gresca que dejó heridos, con cortes y lesiones en distintas partes del cuerpo.

El club El Fortín emitió un comunicado en el que repudió los incidentes y aseguró que estos hechos “no se corresponden con los valores que el club pregona a los niños”. “El club se hace responsable de lo sucedido y de las sanciones que traerá esto. Nada justifica un hecho de tal magnitud, pero a través de este comunicado, sin intentar quitar responsabilidad de lo sucedido, contaremos lo que aconteció previamente”, agregaron.

En el texto responsabilizan al presidente de la Liega de Fútbol Infantil ADIJ, Juan Álvarez, y a un delegado del Club 11 de Agosto por el inicio de los incidentes.

A través de las redes sociales los padres y familiares de los chicos que estuvieron presentes en el club difundieron distintas versiones de lo ocurrido, aunque coincidieron en algo: “Lo que ocurrió fue una vergüenza”.